LA GLÁNDULA PINEAL

Son muchos los investigadores punteros que destacan hoy la importancia y el poder de la glándula pineal o epífisis (el tercer ojo de los hindúes). Randal, por ejemplo, ha encontrado correlaciones entre ella, las estaciones y los ciclos de los astros, Takata con las explosiones y vientos solares, y Terry y Cutler con las supernovas. Pero, especial mención merece la conexión del sistema límbico y la epífisis con la luna. Una conexión que se establecería mediante la luz, las ondas y el agua.

            La verdad es que la Biología conoce aún poco de la glándula pineal. Relacionada con el desarrollo sexual en la pubertad, oficialmente se afirma que se empieza a atrofiar a partir de los 7 años, dejando de funcionar hacia los 14. Es decir, cuando tanto el hombre como la mujer se han convertido en individuos fértiles, aunque se desconoce por qué. Los investigadores R. Kwak, F. Takeuchi, S. Ito y S. Kadoya demostrarían de hecho en 1998 que la glándula pineal deja de funcionar porque con la edad se calcifica. Sin embargo, otros como el norteamericano David Wilcock, piensan que la razón es la toxicidad de los alimentos y bebidas de hoy día que alientan esa obstrucción.

            Curiosamente, la glándula pineal o epífisis se activa en la oscuridad lo que explica por qué todas las tradiciones espirituales han recomendado la meditación por la noche y los mejores sueños suceden a esas horas. Y es que la activación de la glándula pineal crea un escudo ante las ondas electromagnéticas exteriores, y eso es lo que nos permite dormir. Por tanto, es en esta glándula donde se esconde el secreto del sueño.

            La glándula pineal produce dimetiltriptamina, un neurotransmisor sintetizado a partir de la serotonina que es responsable de la producción de los efectos visuales del sueño; asimismo, se sabe que aumenta la producción antes de la muerte. Bueno, pues las llamadas drogas psicodélicas contienen una sustancia llamada DMT muy parecida a ese neurotransmisor y de ahí que activen procesos similares. La diferencia es que éstas provocan la activación artificialmente, dejando la glándula abierta a la generación de las mismas visiones o sueños descritos por los chamanes de todas las civilizaciones. Sólo que mientras el chamán puede salir sin problemas de esa experiencia, el drogadicto se queda enganchado a ella. Y eso pasa (en palabras sencillas de entender) porque su glándula pineal queda “demasiado tiempo abierta”. En suma, la razón de que las personas que sufren esas alucinaciones tengan a menudo insomnio está en que su glándula pineal sigue activada de día y continúa sintetizando melatonina cuando están despiertas. Y de que se produzcan alucinaciones (siendo incapaz de diferenciarlas de la realidad) de forma descontrolada.

            Bueno, pues son ya varios los científicos (como Brownstein y Heller en 1968, Summers y Shur en 1992 o Clarke en 1999) que han demostrado igualmente la correlación entre el funcionamiento de la glándula pineal y el electromagnetismo a través de la secreción de melatonina (usando esta última sustancia para resolver problemas psicológicos). Cabe añadir que como la melatonina es un poderoso antioxidante que protege a las células de los radicales libres, para algunos investigadores una glándula pineal activa es una poderosa ayuda en casos de cáncer.

HASENRONIZ

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s