BILL GATES, EL FILÁNTROPO

En una conferencia hace pocos meses, el multimillonario Bill Gates, que ya ha donado cientos de millones de dólares para el desarrollo de nuevas vacunas, hablo sobre las emisiones de CO2 y sus efectos sobre el cambio climático. Presentó la siguiente fórmula para rastrear las enisiones de CO2:

CO2 = P x S x E x C (donde P = población o número de personas; S = servicios por persona; E = energía por servicio; C = CO2 por unidad de energía).

Entonces añadió que para acercar la cantidad de emisiones de CO2 a cero, “probablemente uno de esos factores tendrá que acercarse mucho a cero”. Y así, Bill Gates empezó a describir cómo el primer factor, P (de población), puede reducirse. Dijo: “El mundo tiene hoy 6.800 millones de personas… y pronto ascenderá a más de 9.000 millones. Ahora, si hacemos un gran trabajo con nuevas vacunas, cuidados sanitarios y servicios sanitarios reproductivos, podríamos reducirla quizás un 10 o 15%”.

Esto indica claramente que las vacunas son un método de reducción de la población. Bill Gates parece estar diciendo que uno de los propósitos primordiales es reducir la población comno mecanismo para reducir las emisiones de CO2.

Si las vacunas van a ser empleadas para reducir la población mundial, evidentemente deberán ser aceptadas por la mayoría. Para ello, no podrá morir gente nada más vacunarse. Es decir, para que las vacunas puedan ser empleadas efectivamente para reducir la población, existen tres posibles maneras de actuación:

1. Que maten a las personas lenta e inadvertidamente, siendo efectivas después de quizás 10-30 años, por medio de enfermedades degenerativas (vacunas con escualeno, aluminio, mercurio).

2. Que reduzcan la fertilidad y hagan descender dramáticamente las tasas de nacimientos por todo el mundo, reduciéndose por tanto la población mundial a lo largo de sucesivas generaciones. Este método parece más aceptable para aquellos científicos que quieren ver reducida la población mundial, pero no tienen suficiente estómago para asesinar abiertamente a personas con la medicina convencional. Ya hay evidencias de que algunas vacunas provocan abortos (y la del papiloma seguramente esterilice de manera permenente a las mujeres que se pongan las tres dosis).

3. Que incrementen las tasas de mortalidad de una futura pandemia. Teóricamente, vacunaciones masivas pueden ser seguidas por una liberación premeditada de una cepa de gripe muy virulenta y con una alta mortalidad. Esta posible “arma biológica” podría matar a millones de personas cuyo sistema inmunitario haya sido debilitado previamente con otras vacunas. Es el sistema que se provó con la pasada pandemia de gripe A. Parece ser que la vacunación para la gripe común aumenta el riesgo de enfermedad con el virus de la gripe A. En otras palabras, las vacunas para la gripe común podrían hacer pasar a la población por una pandemia altamente mortal que podría exterminar una parte significativa de la población mundial (quizás el 10 – 15%, como sugirió Bill Gates). Convenientemente, esas muertes serían culpa exclusivamente de la pandemia, desviándose la culpabilidad de aquellos realmente responsables de la ‘conspiración’. Y, como efecto colateral a favor de los asesinos, la extensión de las muertes podría ser usada como herramienta de miedo para instar a más gente a vacunarse de nuevo, y el ciclo podría repetirse hasta que la población quedase reducida a los niveles manejables deseados.

Quizás no sea casualidad que la Fundación Bill y Melinda Gates haya encauzado cientos de millones de dólares en programas de vacunas para personas en todo el mundo. Uno de tales programas está investigando el desarrollo de ‘vacunas disparadas’ que podrían usarse revestidas con nano-materiales para liberar vacunas sin necesidad de utilizar inyecciones en las personas.

Su fundación también ha invertido millones en tecnologías de esterilización que han sido denominadas una “solución de castración provisional”.

Parece ser que las acciones de la fundación de Gates son totalmente acordes con la fórmula de la reducción de CO2 a la que Bill Gates aludió en la conferencia de hace unos meses: CO2 = P x S x E x C. Reduciendo las tasas de natalidad (a través de tecnologías de esterilización) e incrementando la penetración de las vacunas en la población mundial (utilizando “nanovacunas disparadas”), su meta de reducción de la población mundial un 10-15% podría alcanzarse en muy pocos años.

Hay quien piensa que esa posible campaña para reducir la población mundial a través de las vacunas, obviamente, no tendría impacto sobre las personas que conscientemente evitan vacunarse. Y, esas personas, tienden a ser las más inteligentes y capaces, que tienen desarrollada una habilidad para hacer avanzar a la civilización de forma razonable.

Las vacunas serían entonces, de hecho, un método ‘demoníaco’ para realizar un test de inteligencia general a la población: si te vacunas cada año contra la gripe, es que no eres suficientemente brillante y probablemente no poseas el tipo de potentes facultades mentales que la humanidad sin duda necesitará si tiene que encarar un futuro donde ya parece obvio que no estamos solos en el universo. Si la humanidad se quisiera salvar de su autodestrucción y competir como una especie evolucionada en nuestro universo, el aniquilamiento de los miembros menos inteligentes de la sociedad (o su esterilización), puede aparecer ante los controladores del mundo como un intento poerfectamente razonable.

Es una teoría posible, pero los últimos acontecimientos en este país suenan a ensayos de vacunaciones forzosas y, por tanto, indiscriminadas: recuérdese la obligación por un juez de vacunar a varios niños en Granada por un brote de sarampión y el tema del Estado de Alarma controlado por la Unidad Militar de Emergencia. Sería a mi modo de ver una vacunación masiva forzosa a toda la población con un 20-30% de las vacunas ‘infectadas’ con algunos de los métodos indicados, y al que le toque pues le ha tocado…

Recientemente, Bill Gates con otro multimillonario, Warren Buffet, han tenido una idea muy brillante, y han enviado cartas a otros multimillonarios para que donen el 50% de sus fortunas a fines altruistas; y muchos de ellos ya han aceptado. Me imagino que esos fines altruistas serán similares a los mencionados de la Fundación Gates, así que está claro que están preparando algo importante. Estemos vigilantes con estos filántropos.

TZI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vacunas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a BILL GATES, EL FILÁNTROPO

  1. Pingback: Bill Gates y El Altruismo de los Superricos | nadiemejorquenadie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s