CUIDADO CON EL BISFENOL A

Cada vez más estudios e investigaciones indican que el bisfenol A es peligroso para la salud por tratarse de un disruptor capaz de alterar el sistema endocrino e interferir con los sistemas hormonales de animales y humanos.

Hoy se sabe que el bisfenol A interrumpe algunas de las funciones hormonales dando lugar a patologías muy diversas, entre las que se incluyen la obesidad, la diabetes, distintas disfunciones tiroideas, problemas reproductivos y de conducta… y cáncer.

El problema es la amplia comercialización de plásticos que contienen estrógenos o bisfenol A, ya que se utilizan incluso en la fabricación de chupetes, tetinas de biberones, biberones, botellas de agua y de refrescos, etc. Por tanto, vemos que su empleo afecta particularmente a los niños, entre los que,como sabemos, están aumentando dramáticamente los casos de las enfermedades mencionadas.

Hace unos meses apareció un caso de un perro pastor que enfermó gravemente a consecuencia de los estrógenos liberados por un hueso de goma de la marca Friskies de Nestlé (que está ahora en los tribunales), del que se había tragado un trozo. La veterinaria que atendió al perro dijo: “Hace unas semanas un comisionado de la Comunidad Europea me pidió que le mandara este caso para presentarlo en Nueva York ante la FDA. Según me contó, las focas del Atlático Norte tienen problemas reproductivos desde hace años, que se han agravado este último. Y también en las aves hay serios cambios: varias especies europeas tienen serios conflictos para procrear. En unos nidos hay dos machos aburridos que no saben qué hacer y en otros hembras con un montón de huevos (el doble, para ser exactos), que apenas tienen sitio para ellas. Y perras que no aceptan al macho y machos a los que no les interesan las hembras. Y los peces no sufren mejor suerte. Los ríos europeos están ya tan contaminados con estrógenos que se están provocando hasta cambios de sexo en los peces. El planeta está ‘estrogenizado’.”

De las siete clases de plásticos utilizados a nivel industrial, es la número 7 la que incluye los plásticos con presencia de bisfenol A y resinas epoxi elaboradas a partir del bisfenol A.

El grado en que el bisfenol A se filtra depende más de la temperatura a que se ha sometido el líquido, la botella o el envase, que de su propia edad. Por eso, su peligrosidad se asocia al uso continuo del microondas para calentar biberones, esterilizar chupetes y tetinas o calentar todo tipo de recipientes. En todo caso, su presencia puede ser igualmente consecuencia indirecta del deterioro de los plásticos de policarbonato como consecuencia de las altas temperaturas del lugar o de la que padecen cuando se meten en los lavavajillas. Ya en 1936 se demostró que el bisfenol A estimulaba el sistema reproductivo de las ratas hembras y, por tanto, podía ser considerado un estrógeno ambiental. La molécula de bisfenol A actúa como un xenoestrógeno, un compuesto químico no natural que imita el efecto de los estrógenos; es decir, es un suplantador de hormonas que tiene la capacidad de mimetizar la acción de los estrógenos, actuando sobre sus receptores como falsos mensajeros, pudiendo dar lugar a desarreglos hormonales, endometriosis, alteraciones del proceso de la reproducción y disminución de la capacidad reproductiva en el hombre, además de poder provocar cáncer. Y, lo peor, es que son difíciles de eliminar y tienen efecto acumulativo en los organismos vivos.

El bisfenol A se ha llegado a detectar ya a niveles biológicamente activos en la orina del 93% de los estadounidenses, y en la última década se han hecho ya más de 130 estudios que lo vinculan con muy diversas patologías. En el 2007, por ejemplo, un grupo de 38 investigadores independientes financiados por los Institutos Nacionales de la Salud estadounidenses, concluyó que, incluso a dosis muy bajas, el bisfenol A puede ser cancerígeno; y que se podría explicar el aumento del cáncer de próstata y mama, anomalías urogenitales en bebés varones, disminución de la calidad del semen en los hombres, inicio temprano de la pubertad en las niñas, trastornos metabólicos, como resistencia a la insulina, diabetes tipo 2 y obesidad, o problemas neuroconductuales, como déficit de atención con hiperactividad.

La FDA, en su página web, admite el potencial peligro del bisfenol A, pero no se decide ni a prohibirlo ni a obligar a los productos que lo contienen a indicar que lo llevan.

Francia y Dinamarca decidieron a comienzos del pasado verano prohibir el bisfenol A en los biberones. En Dinamarca, de forma temporal, pero en Francia la decisión es permanente y, además, el Gobierno estudiará este año 2011 si se debe o no prohibir el uso de bisfenol A en todos los productos. En EE.UU., los estados de Connecticut, Minesota y California, así como las ciudades de Chicago y Nueva York, ya han prohibido el bisfenol A en los envases de comida y bebida para niños menores de 3 años.

Hace no mucho la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (AESA) emitió un comunicado oficial asegurando que “no había ninguna razón para modificar las dosis máximas de bisfenol A que el organismo puede tolerar”. Pues bien, sin que transcurriese siquiera mes y medio de ese comunicado, la Unión Europea ha decidido ahora prohibir en su seno la comercialización de todos los biberones de plástico que lo lleven “por sus posibles efectos perjudiciales para la salud de los niños”, según reza el nuevo comunicado oficial. “Hay estudios -reconoció el Comisario de Salud y Consumo de la Unión Europea, John Dalli- que demuestran que el bisfenol A puede tener efectos negativos en el desarrollo del niño, afectar a su sistema inmune y fomentar la aparición de tumores”. Lo indignante es que van a permitir que se vendan los ya fabricados hasta junio de 2011 para no perjudicar a los fabricantes, aunque eso pueda seguir afectando la salud de cientos de miles de bebés. No se han prohibido, sin embargo, los plásticos de policarbonato que lo contienen y utiliza la industria en muchos otros productos como chupetes, tetinas, juguetes, botellas de plástico con agua y refrescos, vasos y cubiertos de plástico o envases para guardar comida, ni el revestimiento interior de las latas de conserva y las tapas de los potitos infantiles, sin olvidar que está presente en los discos compactos, los equipos de seguridad y numerosos otros productos sanitarios. Básicamente, porque no suelen calentarse, y es más difícil que el bisfenol A se desprenda y pase al organismo. La verdad, empero, es que muchos se introducen en los microondas y en los lavavajillas, otros permanecen a veces demasiado tiempo al sol (como las botellas de plástico durante su transporte) y otros están en contacto con los alimentos excesivo tiempo (como las tapas de los potitos y las latas de conserva). La decisión de la Unión Europea es, por tanto, acertada, pero totalmente insuficiente. Menos mal que todavía estamos en Estado de Alarma, que para algo servirá…

TZI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a CUIDADO CON EL BISFENOL A

  1. Manu dijo:

    Hay miles de sustancias así, los casos de personas con hipersensibilidad química nos anuncian futuras enfermedades y síndromes sin cura.

  2. este blog esta muy bien, gracias!

  3. marilim dijo:

    Como podemos saber que envases son los que lo llevan,y gracias por esta informacion.

    • hasenroniz dijo:

      Buena pregunta. Creo que deberían llevar el número 7 en alguna parte del envase/producto, pero ya sabemos que muchas veces lo que debería ser, no es. Lo que si aconsejaría, y es lo que yo hago, es tener mucho cuidado con el plástico en general y, sobre todo, con calentarlo. Esas botellas de refrescos que dejamos al sol, o esos envases de plástico con comida que c alentamos en el microondas, por mucho que nos digan que se puede hacer…, todo eso hay que evitarlo. Esa sería la regla general, evitar en lo posible el plástico, y si no puede ser, evitar calentarlo. Espero haberte servido de ayuda. Gracias a ti por leerme.

  4. Bladimir Alcón dijo:

    Debemos seguir haciendo estudios del policarbonato pues me intriga el tema de los invernaderos con techos de policarbonato e incluso solarios con este material. sera que los niveles de Bisfenol son liberados en el aire y lo respiramos? las lechugas y demas absorveran el bisfenol de los invernaderos? que material seria bueno utilizar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s