COMENTARIOS A NOAM CHOMSKY “SOBRE EL ANARQUISMO”

Hay muchos que piensan como Harold Lasswell, sobre todo dentro de esas elites que creen poder garantizar el bien común. Teniendo en cuenta que cada vez hay más diferencias entre ricos y pobres, y guerras, y hambre, y enfermedades crónicas, etc., ¿a qué se refieren con lo del bien común? La culpa de todos los problemas es, evidentemente, de las masas, ignorantes y supersticiosas, que se han dedicado, hasta ahora, a obedecer ciegamente a esas elites. Ahora, parte de estas masas no se deja manipular tan fácilmente, es algo más crítica porque tiene más información a su alcance, aunque le cuesta todavía mucho actuar, y por eso deben recurrir las elites a una técnica de control no tan nueva, consistente en la propaganda y el adoctrinamiento, a través de los colegios, las universidades, los medios de comunicación y de la mal llamada opinión pública  (suele ser la opinión de las elites que los controlan), etc.

El adoctrinamiento a través de estos medios deberá mantener a las masas en su estado de estupidez e ignorancia, como vemos que pasa en nuestro deprimente actual sistema educativo. Como muy bien dice Chomsky, se trata de que cada persona deba hallarse sola frente a la pantalla de su televisión, viendo deportes, telenovelas o comedias (para ello la gran oferta de la nueva TDT), aislada de la realidad y distraída con todo tipo de simplezas. Se trata de que no nos relacionemos con otros individuos, para que no podamos replantearnos la realidad que nos rodea y analizar nuestros problemas desde otro punto de vista que no sea el “oficial” que difunden sus medios de comunicación.

Nos dirigimos hacia un sistema más esclavista que nunca, ya que se trata de eliminar la libertad de pensamiento que todos deberíamos tener como un preciado tesoro. Hace tiempo que se impuso aquella estupidez de lo políticamente correcto, que de lo que trata es de estigmatizar a quien no está de acuerdo con las versiones oficiales de la actualidad. La “multitud canallesca” ya no reflexiona sobre nada que requiera un esfuerzo de análisis, de búsqueda de información, de planteamiento de nuevas hipótesis diferentes a las oficiales (siempre tendenciosas, para su propia autodefensa, como debería parecer lógico). La “multitud canallesca” ha perdido su libertad de pensar diferente, de preguntarse sobre las causas y los fines de las cosas que pasan.

Los sistemas políticos, económicos e ideológicos han caído en manos de instituciones privadas (las llamadas multinacionales), habiendo sido robados a sus legítimos dueños, que deberían ser todos los integrantes de una sociedad. Paradójicamente, tales instituciones privadas están controladas por personas, que son las que toman las decisiones que influyen sobre toda la sociedad civil, pero dichas personas nunca se responsabilizan de sus decisiones, y debe ser muchas veces la sociedad civil, a través del Estado, quien asuma esas responsabilidades (veamos por ejemplo, el salvamento de los bancos por los Estados en esta crisis, sin que ningún directivo haya sido encarcelado por ello, mientras a nosotros nos quitan la casa por habernos endeudado demasiado; por si acaso no nos preguntarán si preferimos salvar nuestra casa o a los bancos que nos han estado robando toda la vida). Así que sólo me queda añadir, ¡viva la democracia! Hemos llegado a una plutocracia, lo más parecido a un poder dictatorial, donde solamente unos pocos deciden por la mayoría.

La eterna batalla por conquistar las mentes de la gente está llegando a su fin, nos están dominando a través de los medios de comunicación y del entretenimiento. La cultura del ocio se ha impuesto y no nos deja tiempo para pensar y analizar las cosas. El fin de semana, fútbol, que hay que comprar y ver solo en casa, ya que no dejan ya fumar en los bares, no vaya a ser que te reúnas con los amigos y habléis de cosas que no debéis… Y durante las vacaciones hay que irse lo más lejos posible para desconectar de la realidad… ¡qué más quieren ellos, que desconectes de la realidad! Y así con todos los momentos de ocio que queramos plantearnos. Y lo que no es trabajo, nos dicen que debe ser ocio, así que ya tenemos todo el día ocupado.

Chomsky nos dice también que los estudiantes de hoy son más libres, pero, por otra parte, están más disciplinados. Están disciplinados por sus deudas. Esto, que ocurre desde hace mucho en EE.UU. se está imponiendo ya en Europa, con el aumento brutal de las tasas para poder estudiar en las universidades. Con esto quieren conseguir que no pueda estudiar cualquiera en las mismas, sino únicamente los pertenecientes a las elites y los que quieran endeudarse para poder tenerlo ya controlado y disciplinado desde joven.

Nos cuentan que la “chinización” en este mundo globalizado nos va a obligar a trabajar más por menos dinero (que es una forma de medir la eficiencia del trabajador), pero no nos cuentan que quizás haya otras formas de luchar contra ello. De  hecho, siempre ha habido esas diferencias en los costes de los productos por las diferencias en los salarios de los diferentes países, y siempre han coexistido sin excesivos problemas, seguramente debido a que tales diferencias en los precios eran muchas veces debidas a diferencias en la calidad. ¿Alguien duda todavía que esas diferencias de calidad entre los productos chinos y los europeos, por ejemplo, son todavía tan grandes que, por tanto, pueden seguir coexistindo sin probelmas? ¿Y alguien duda de que cuando vaya aumentando la calidad de los productos chinos (además de sus reivindicaciones sociales de aumentos de sueldo, mejoras de las condiciones laborales y los seguros, etc.), no aumentará también sus precios hasta equipararse con los nuestros? Es evidente que los sueldos de los chinos tienen que ir aumentando más que su IPC, para poder aumentar su capacidad de consumo interno; un país tan grande no puede vivir únicamente de las exportaciones. Así pues, China se ha convertido en un competidor interesado para imponernos más esclavitud (más trabajo, hasta los 67 años, y menos salario, subidas por debajo del IPC desde hace varios años, es decir, retracción del poder de compra) y, por tanto, menos libertad. Ésta creo que es la clave: menos libertad.

Y cómo nos engañan continuamente, ahora con las subidas de la luz, del gas, del butano, de los combustibles…: que si aumento de los precios del petróleo, que si déficit tarifario,…: todo mentira, es exclusivamente para recaudar más impuestos, porque las cosas se han hecho muy mal en este país desde hace varios años, y ahora tenemos que arreglarlo nosotros, las masas estúpidas e ignorantes, que la única responsabilidad que tenemos en estos desaguisados es la de votar cada cuatro años a nuestros gestores.

Ahora se hace todo en nombre del anti-terrorismo que comenzó su etapa tras el tristemente famoso 11-S. Todo el que molesta es un terrorista o inductor al terrorismo. Miremos si no el caso reciente del asesino de Tucson, Arizona. Resulta que el hombre estaba inducido por los discursos de Sara Palin y el Tea Party, del Zeitgeist Movement, etc., que podremos estar de acuerdo o en desacuerdo con ellos, pero ¡echar la culpa a alguien únicamente porque tiene ideas contrarias a las tuyas es de bellacos, por no decir algo más fuerte! ¿No tendrá quizás más responsabilidad en esos actos quien permite vender armas a prácticamente cualquiera en un país dominado por la competitividad y la agresividad, y donde si no sales por la tele no eres nadie?

Las elites han ganado ya la eterna batalla por conquistar las mentes de la gente por medio de la propaganda masiva. Controlan nuestras actitudes y nuestras creencias. La nueva religión es la llamada “globalización”, orientada sencillamente a disciplinar, es decir, eliminar la libertad de elección e imponer la disciplina. Y esa disciplina se consigue, en gran medida, por medio de las deudas. Una persona endeudada pierde sus capacidades de poner en práctica su independencia y libertad. Una persona endeudada sólo tiene tiempo para pensar en el trabajo y en cómo llevar comida a casa y pagar todas las facturas. Y tendrá miedo a perder su trabajo, y el miedeo inmoviliza. Y tenderá a acatar todo lo que le ordenen, y no se replanteará otras posibilidades y otras metas en la vida que no vayan encaminadas al pago de sus deudas. Estará esclavizado por sus deudas, que pertenecen a las elites.

Lo dice perfectamente Chomsky, que los gobiernos son para obviar a la población y trabajar para los ricos y poderosos. Los lobbys presionan continuamente para que los gobiernos legislen a su favor; leyes que evitan las responsabilidades individuales en favor de las corporativas e incluso estatales subsidiarias, con lo cual las personas que toman decisiones equivocadas nunca van a la cárcel y nunca pagan por los daños causados; leyes en favor de transgénicos y caulquier otro tipo de producto tóxico, medicamento, etc., sin ningún tipo de control independiente que garantice nuestra seguridad; leyes de control de la población, de lo que se puede o no hacer, incluso en la vida privada de cada uno; leyes prohibicionistas de todo tipo, como si fuéramos niños que debamos ser reeducados continuamente (independientemente de que muchos lo sean), es decir, moldeados para ser sumisos a su sistema consumista, individualista, competitivo sin escrúpulos…

Si esto es la democracia, este juego no me gusta, y si tengo que ser por ello un transgresor anti-sistema, lo prefiero antes que formar parte de las masas estúpidas e ignorantes, carecer de independencia y libertad y engordar a las elites que detentan el poder y lo ejercen  de forma dictatorial. Prefiero pensar, aunque sea un iluso, que soy libre de poder elegir mi futuro. He aquí mi retrato.

TZI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a COMENTARIOS A NOAM CHOMSKY “SOBRE EL ANARQUISMO”

  1. ciudadano cane dijo:

    Me encanta el articulo. Debemos pensar que Matrix no es algo lejano. Simplificando nuestro comportamiento ya somos parte de Matrix.

    • hasenroniz dijo:

      Gracias. Desarrolla un poco más lo de Matrix; intuyo de qué va tu comentario, pero me faltan detalles.

      • Manu dijo:

        Pues que en realidad matrix ya está aquí, funciona con mecanismos simples, interconectados por unos intereses coincidentes, lubricados por la codicia humana y la falta de ética. Hay personas que sólo pueden vivir acumulando riquezas, a costa de lo que sea, pero nunca son felices, necesitan más y más. Y provocan que los demás vivamos en un mundo que no nos gusta, pero necesario para favorecer las ansias de los acaparadores de riquezas, cuya satisfacción es menor que la de un simple trago de cerveza fresquita en una tarde calurosa. Ellos necesitan beber Moet-Chandon en lo alto de los Alpes. Y nunca sacan tanta satisfacción como el que no ha sacrificada a nadie para llegar hasta lo más alto

  2. nadiemejorquenadie dijo:

    Buen artículo,¿Qué Dios nos pille confesaos del futuro que nos espera?.
    No son tiempos baladíes los que nos han tocado vivir.Me da la sensación de que no sólo seran nuestros hijos y nuestros nietos los que sufran las consecuencias de nuestra derrota si esta se produce; sino que veo más que posible que la especie humana se divida en sólo dos genéticamente hablando, esclavos y señores, Nuestros nietos quizas si alguno se da cuenta nos podría preguntar, ¿Es que no podíais haber hecho nada para evitarlo, y nosotros pensaríamos en olas frases que más se escuchan hoy dia: No tengo tiempo y de todas formas no podemos hacer nada, no abogo yo por la violencia más bien por una actitud consciente y pacifica, pero silenciosa en cuanto a lo que las elites esperan. Ellos están preparando el terreno para que reventemos y nos revolucionemos, nosotros habremos de mantener la cabeza fria, no meterle dinero de más en el bolsillo a banca ni multinacionales, sólo el imprescindible y bajando, no habremos de votar, y a ser posible deberíamos ir abandonando la audiencia a TV , Sus Rios y sus periódicos, Mirar de ir aficionándonos a utilizar recursos libres como Jamendo, Linux, etc y con estas cosas y más ideas que aporten otras personas poco a poco, iríamos ganado la batalla a los puntos. Otra cosa que personalmente hago es no quedarme callado cuando un grupo de personas al cual pertenezco (por ejemplo en el trabajo) están hablando sobre algo sobre lo que yo creo que puedo aportar algo, por muy disparatada que les pueda parecer mi opinión, eso es sólo al principio, cada vez escuchan más, y casi podría asegurar a día de hoy que la mitad de las personas que visitan mi blog son de mi trabajo, esto requiere tiempo y paciencia, pero tal como yo lo veo,no tenemos nada mejor que hacer que salvar a nuestros descendientes.¡Gracias por tus comentarios en mi blog, me animan mucho y también me aportan!.

    • hasenroniz dijo:

      Pues así veo yo también las cosas, totalmente de acuerdo con lo que escribes. Parece que muchos de los que analizamos críticamente la actualidad que nos rodea llegamos a parecidas conclusiones. Hace tiempo que voy pregonando lo de la rebelión pasiva, fundamentalmente a través del boicot; boicot a los productos de las multinacionales, que pertenecen a las elites, boicot a sus medios de comunicación (TV, radio, prensa, etc.); si no les hacemos caso, ¿de qué vivirán? En cambio, a mí me resulta más difícil que a ti exponer mis ideas a la gente que me rodea; me he dado cuenta de que la gente no quiere escuchar sobre temas que se les escapan, tienen miedo a oír cosas que se salen de su mundo; dicen que quieren vivir tranquilos y que no quieren saber nada; tienen miedo a la verdad, y yo ya no sé cómo enfocarlo. Tener un blog y que te lean y lo comenten es muy gratificante, pero para mí no deja de ser gente anónima que seguramente nunca llegue a conocer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s