EL DOCTOR FAUSTROLL Y LA PATAFÍSICA

La más extraña de las obras del francés Alfred Jarry es, sin duda, la novela ‘Gestos y opiniones del Dr. Faustroll, patafísico’, publicada en 1911, cuatro años después de la muerte de su autor.

En esa novela quedó subsumida, dicen, otra obra que iba a ser algo así como una serie de ensayos patafísicos; de aquella obra que no se concretó, Faustroll (un seudónimo que Jarry usó frecuentemente), recoge algunas partes: la célebre definición de la Patafísica (que veremos más adelante), los cálculos sobre la superficie de Dios, un disparatado diálogo de reminiscencias pitagóricas entre Ibícrates el geómetra y su “divino maestro” Sophrotatos de Armenia, y un brevísimo diálogo entre Dios, el Hombre y el Ente, también de índole geométrica.

De estos esbozos, el llamado a tener más larga vida fue la Definición, que se convertiría, con el tiempo, en la base del ‘Colegio de Patafísica’ parisino, al que pertenecieron, muchos escritores célebres, de Francia y otros países. Tanto el intento de fundar una ciencia de las excepciones como un catálogo de soluciones imaginarias resulta un poderoso acicate a la creatividad.

En el primer sentido, pensemos por ejemplo en una definición patafísica del ajedrez; en lugar de edificar laboriosamente una colección de reglas llenas de excepciones, la Patafísica elegiría alegremente un rasgo para montar su definición. Diría, por ejemplo: “En ajedrez, las piezas se mueven de a pares intercambiando sus lugares entre sí”; indudablemente, esto es lo que sucede en el enroque; el resto, son excepciones. La matemática patafísica consagraría a toda división como imposible, desde que la división por cero lo es; las demás divisiones (posibles) serían meras excepciones a esta regla de oro.

La definición patafísica de la duración del año es casi más elegante que la común, que se ve obligada a tomar en cuenta las excepciones que constituyen los bisiestos: “El año tiene 366 días, excepto cuando no es múltiplo de cuatro o cuando las dos últimas cifras son ceros”; hace once años, esta excepción tuvo a su vez una excepción, pues el año 2000, cuyas dos últimas cifras son ceros, también tuvo 366 días. Pero, ya se sabe, no hay definición que dure mil años.

Como ciencia de las soluciones imaginarias, la Patafísica también es de gran utilidad. Podemos usarla tanto para encontrar soluciones factibles a problemas que nadie se ha planteado jamás. Un buen ejemplo es la pregunta que el mismo Jarry se hace acerca de por qué esa extraña especie marina que son los ahogados raramente se reúne; la pregunta le da pie para variadas y graciosas elucubraciones sobre las costumbres de estos animales solitarios. También se pregunta Jarry por qué esas bestias que recorren las ciudades (tranvías y autobuses) tienen tan diferentes hábitos: mientras los segundos no dejan huellas, los primeros las dejan indelebles, pese a lo cual se preocupan de andar siempre sobre sus propios rastros, como si quisieran despistar sobre su verdadera dirección.

¿Por qué -se pregunta Jarry- los recién casados, apenas reciben su bendición, parten directamente al extranjero? A resultas de ello, la mayor parte de los franceses son concebidos en el exterior. ¿Hará esto mella en su patriotismo? ¿O debe ser visto como patriótico de parte de los padres traer a la patria francesitos aún no natos importados de todas partes del mundo para agrandar la población? Una buena pregunta, como puede verse, trae como consecuencia una cuantiosa serie de nuevos interrogantes, aptos para repensar cuántas cosas absurdas aceptamos como ciertas o lógicas una vez que se han transformado en costumbre. Contra esa certidumbre y costumbre, trabaja la poderosa máquina de la Patafísica, del humor, la poesía. Cada cual tiene oportunidad de hacerla funcionar, con sus propios medios y su propia, insobornable, inteligencia.

DEFINICIÓN DE LA PATAFÍSICA.

Un epifenómeno es lo que se agrega a un fenómeno.

La patafísica, cuya ortografía real es ‘pataphysica, precedida de un apóstrofo, a fin de evitar un fácil juego de palabras, es la ciencia de lo que se agrega a la metafísica, sea en sí misma, sea fuera de ella, extendiéndose tan lejos de ella como ella se extiende más allá de la física. Y siendo el epifenómeno a menudo el accidente, la patafísica será sobre todo la ciencia de lo particular, pese a lo que se dice por ahí que no hay más ciencia que la de lo general. La patafísica estudiará las leyes que rigen las excepciones y explicará el universo suplementario a éste; menos ambiciosamente, describirá un universo que se puede ver y que quizá se deba ver en lugar del tradicional, siendo las leyes que se han creído descubrir en el universo tradicional también correlaciones de excepciones, quizá más frecuentes, pero en todo caso accidentales que, limitándose a ser excepciones poco excepcionales, no tienen ni siquiera el encanto de la singularidad.

DEFINICIÓN: La patafísica es la ciencia de las soluciones imaginarias, cuyas reglas se construyen de acuerdo a las propiedades de los objetos descritos en su virtualidad.

La ciencia actual se funda sobre el principio de la inducción. Habiendo la mayor parte de los hombres visto tal fenómeno preceder o seguir a tal otro, llegan a la conclusión de que será siempre así. Sin embargo, lo “más frecuente” no es un concepto exacto; está  codificado como tal por mera comodidad. En lugar de enunciar la ley de la caída de los cuerpos hacia un centro, ¿no sería preferible enunciar la ley de la ascensión del vacío hacia la periferia? El vacío sería una excelente unidad de ‘no-densidad’, en cualquier caso menos arbitraria que la unidad de densidad positiva ‘agua’.

El consenso universal es un prejuicio milagroso e incomprensible. ¿Por qué se afirma que los relojes son redondos, lo cual es manifiestamente falso, ya que de perfil se ve una figura rectangular, elíptica en sus tres cuartas partes? ¿Por qué no se ha reparado en la forma de los relojes más que al mirar la hora?

¿Y si nos deslizamos al terreno de la política, esa ciencia casi exacta (porque los que la ejercen saben cuánto van a cobrar incluso cuando se jubilen), qué divertimento nos deparará? Veamos una gran definición patafísica del ahorro. “Si bajamos la velocidad en vías de 120 a 110, el Estado se ahorrará no sé cuántos millones de euros en petróleo, esto es, un 15% de combustible, con el consiguiente descenso de la contaminación…”. Como ciencia de las excepciones, en esta ley patafísica se pueden encontrar infinidad de ellas: “… excepto cuando se circula por ciudad, por carreteras nacionales, provinciales, locales; excepto los camiones y autobuses, y otros vehículos con resticciones de velocidad; excepto los vehículos oficiales, que continuarán superando todos los límites de velocidad impunemente…”.

Tenemos un Gobierno que utiliza la patafísica para conseguir que en los medios de comunicación no se hable ya del caso Faisán, de los ERE de Mercasevilla, de las encuestas que les auguran una hecatombe electoral,… He aquí la nueva filosofía socialista: la patafísica para engañar al populacho. Siempre hay alguien que se creerá lo del ahorro del 15%, y mucha más que pensará que lo del Faisán, ERE’s fraudulentos, etc. ya se solucionó, pues ya no se habla de ello en la tele, y aquí no ha pasado nada.

Algún día, alguien escribirá una extraña novela titulada ‘Gestos y opiniones del Dr. Rubalcaba, patafísico’. Subtitulada ‘Y cómo nos la clavaba cada vez que nos agachábamos un poquito’.

TZI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a EL DOCTOR FAUSTROLL Y LA PATAFÍSICA

  1. melarrakis dijo:

    Como siempre el Maestro Hasenroniz camina kilometros delante de todos y ya esta de vuelta. RUB-AL-KAABA no es quimico como parecia, sobre todo en el 11M, sino ‘patafisico. Ahora entendemos porque este pais esta dado la vuelta como un calcetin sudado y apestoso

    • hasenroniz dijo:

      Si caminase tantos kilómetros como dices estaría en mejor forma; la verdad es que me dejo en el tintero muchas cosas de actualidad dignas de comentarse, pero reconozco que soy un poco vaguete, y que no tengo Internet en casa, que siempre ayuda…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s