EL ABORTO

Apuntes vitalistas de un neo-anarquista. Capítulo 1. Sobre el aborto.

En este país nuestro, tan dado a las tertulias futbolísticas, nunca hubo un debate serio sobre este tema tan importante, aunque poca gente lo ve así por su banalización. Se impuso por el ‘clan de la ceja’ y punto.

Como todo el mundo sabe o debiera saber, se pueden distinguir varios tipos de aborto:

1. El aborto espontáneo. Se produce involuntariamente por un proceso natural de rechazo, por accidente, etc.

2. El aborto provocado. Se produce intencionadamente o por un método artificial. A su vez, puede ser directo, que es el que busca la muerte del feto como fin en sí misma, o como medio para conseguir otra cosa (evitar riesgos a la madre, no perder un empleo, o la buena fama, etc.); o puede ser indirecto, que es el que se causa como efecto secundario de una finalidad buena (una operación de apendicitis, un fármaco para una enfermedad, etc.).

Algunas de las razones que se dan para considerar el aborto como un derecho humano son:

1. Un feto no es un ser humano, mientras que la mujer embarazada sí lo es; por lo tanto, el feto no tiene ningún derecho y la embarazada sí los tiene.

2. El feto no es más que una parte del cuerpo de la madre, y toda persona puede hacer lo que quiera con su cuerpo, por lo tanto, abortar o no, es una decisión que ha de tomar exclusivamente la mujer embarazada, como operarse de apendicitis o no hacerlo, es una cuestión a decidir por el enfermo y por nadie más.

3. En el caso de que el embarazo pueda dañar la salud física, psíquica o moral de la embarazada, el feto es un agresor, luego abortar no es sino un “homicidio en defensa propia”. Por tanto, el llamado “aborto terapéutico” y el “aborto ético” (por violación) son la solución más honesta.

4. Si el feto tiene graves malformaciones, su vida será desgraciada e infeliz, luego más vale que no nazca, a que toda su vida esté marcada por el sufrimiento. El “aborto eugenésico” es un bien para el feto, pues le evita la desdicha.

5. Del mismo modo, si sus padres no lo desean (aunque sea un niño normal), será un infeliz toda su vida, por lo que más vale no nacer, que ser un hijo no deseado.

Y algunas de las razones que consideran el aborto como un asesinato:

1. Si un feto no es aún un ser humano, un niño recién nacido tampoco lo es, pues ambos dependen directamente de su madre y no se distinguen en nada esencial, pues un feto de un día antes de nacer y un niño recién nacido son prácticamente idénticos. Si el feto no tiene derechos, el niño tampoco, luego si el aborto es un derecho, el infanticidio también debería serlo.

2. Aunque el feto dependa de su madre para vivir y desarrollarse, no es un miembro de ella, sino que todas y cada una de sus células llevan un código genético propio que no es ni el de su madre ni el de su padre. Tiene huellas dactilares, su propio tipo de sangre, su sexo, etc., por lo que el feto es un ser humano distinto de su madre, y abortar no equivale a operarse del apéndice (que sí es tan solo una parte de la madre), sino que es matar a un ser que ya tiene vida propia aunque aún no haya nacido. Pues “nacer” no significa empezar a vivir, sino seguir viviendo de otra manera.

3. No puede considerarse el feto como agresor de la vida de su madre pues, al ser llamado a la vida sin su permiso, es un ser humano totalmente inocente, por lo tanto, en caso de violación habrá que castigar al culpable (el violador, la sociedad, etc.), pero nunca al feto, que es inocente. Y en caso de peligro para la vida de la madre, siempre cabe la posibilidad de anticipar el parto e intentar salvarles la vida a ambos, madre e hijo.

4. Si matando a un feto que va a ser subnormal o con alguna malformación se le hace un beneficio, ¿por qué no comenzamos matando a todos los subnormales y personas con taras físicas o mentales?, ¿no es más seguro dejarle nacer de modo natural y después, cuando no haya ninguna duda de su deficiencia, entonces le quitamos la vida de un modo más dulce que mediante la carnicería del aborto, evitando riesgos también para la embarazada?

5. Igualmente, si vamos a matar a un inocente porque sus padres (que lo han traído a este mundo) no lo desean, para evitar que sea infeliz, ¿no deberíamos comenzar primero matando a todos los hombres que de hecho no sean felices (alcohólicos, drogadictos, presos, marginados, etc.) y sólo después a los que “sospechamos” que no van a serlo? Además, ¿quién es el culpable de ser un hijo no deseado, el feto o sus progenitores?, ¿y es justo asesinar a alguien porque no deseamos que viva?, ¿quién puede asegurar que a partir de los 20 años, no va a merecerle la pena vivir los 40 o 60 que aún le queden de vida, aunque su infancia haya sido desgraciada?, ¿no es más justo dejarle nacer y que se suicide él si lo cree conveniente?

En realidad, la cuestión más importante para considerar el aborto como un derecho o como un crimen, es si un feto es un ser humano o no. Si lo es, será sujeto de derechos y, por lo tanto, matarle es un homicidio inmoral. Mientras que si no es considerado un ser humano, entonces no tiene “derechos humanos” y abortar no es asesinar, sino el equivalente a extirparse un miembro.

Biológicamente, cualquiera puede ver que la diferencia entre un recién nacido y un abuelo de 80 años es mucho mayor que la de un niño y un feto de siete meses…, por lo que es incorrecto hablar de hombre cuando ya ha nacido y decir que antes no es hombre en absoluto. El cigoto se considera el primer eslabón de la cadena biológica en cualquier individuo humano. Ese cigoto, que se forma en cuanto se unen un gameto masculino con uno femenino, ya es un individuo con vida propia, pues en su código genético están todas las instrucciones necesarias para que crezca, se formen y perfeccionen sus órganos con suma precisión en un proceso que durará más de veinte años, siendo su nacimiento tan solo una de sus etapas. Aunque no lo vemos a simple vista (y “ojos que no ven, corazón que no siente”) el feto no es un órgano de la madre, sino un individuo vivo, lleno de tal vitalidad que de un día a otro, miles de sus células nacen, se especializan y hacen posible la etapa siguiente… por eso, desde el punto de vista biológico, un niño ya nacido no se diferencia en nada esencial de un feto, ya que ambos son seres humanos en una concreta fase de su desarrollo.

Desde el punto de vista filosófico, al hombre se le considera un animal racional y libre. Por lo tanto, un feto no es un hombre hecho y derecho, ya que ni es aún racional, ni es libre en sus decisiones; pero tampoco lo es un niño, ni un subnormal, ni un esclavo, ni un preso, ni un drogadicto… Un niño o un feto no son seres humanos en acto, pero sí lo son en potencia (pueden ser en acto si no hay algo que se lo impide). Ante esto, una postura sería la que afirma que únicamente tienen derecho los seres que son lo que son en acto; es decir, sólo tienen “derechos humanos” los que son “humanos” en acto, con lo que ni los niños, ni los subnormales, ni los drogadictos, ni los presos, etc., tienen propiamente derechos humanos (como en la Alemania nazi). Mientras que otra postura sería la que afirma que también los hombres en potencia tienen derechos humanos, comenzando por el de la vida, por lo que sería injusto e inmoral quitársela a cualquiera de los anteriormente dichos. Lo incoherente es afirmar que un subnormal, un niño, o un anciano agonizante tienen derechos humanos, mientras que un feto, por el único motivo de no haber salido aún del útero materno, no tiene ninguno, como si el ser humano se hiciera enterito en el momento del parto.

Paradójicamente, la técnica se ha puesto a trabajar frenéticamente en dos frentes: por un lado, intentando por todos los medios posibles que cualquier pareja (con recursos económicos), sea estéril o no, pueda tener hijos si le apetece. Y por otro lado, evitando, sea como sea, que alguien que no desea tener un hijo, lo tenga.

Esto es, supongo yo, la igualdad para los progres; todos tenemos los mismos derechos, excepto los que no han nacido, que no tienen ni siquiera el derecho a la vida. Imaginemos un feto con 8 meses de gestación, que no tiene derechos porque todavía no ha nacido; y en cambio sí los tiene un recién nacido, con 7 meses de gestación. ¡Qué locura! ¿O dónde ponemos el límite temporal? Lo más lógico, para mí, es hacerlo en cuanto se forma el cigoto, porque en las fases posteriores ya carece de sentido el planteárselo, ya es un ser humano, y el que no lo vea así, que se lo haga mirar.

En fin, yo imagino que, como casi siempre, gran parte de los tiros irán en el sentido del gran negocio que se puede hacer con los fetos abortados, y seguramente se está ya haciendo hace tiempo, utilizándolos en la fabricación de cosméticos faciales, de vacunas, o vendiéndolos a los laboratorios para que los utilicen en sus experimentos (células madre y hostias de esas). Qué poco vale la vida en manos de los que únicamente buscan el beneficio y el poder en este mundo tan asquerosamente materialista. Me río a carcajadas de la Alemania nazi que tanto nos sigue hipócritamente escandalizando (MAR, aún te quedaste corto…).

Sinceramente dedicado a todos los seres humanos que quisieron nacer, y no les dejaron.

TZI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ética y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a EL ABORTO

  1. varín dijo:

    Hola,

    Yo ya de quinceañero, o cuando fuese que entendimos qué significaba abortar ( por entonces afortunadamente no estaba tan en el aire como estas dos últimas décadas ), decidí no entrar en ninguna discusión, y cuando hablé lo único que dije, y de momento lo mantengo, es que yo no puedo opinar, ya que mientras no se me diga lo contrario, yo no puedo de ninguna manera estar en ese brete.
    Así mismo también indiqué siempre que ese tema para mí no debería estar regulado por sociedad de ninguna manera, es una decisión personal de la mujer correspondiente, qué bastante tiene si ocurre que es una de las que tiene si quiera que pensar o barajar el asunto y aún tomar una decisión que es para toda la vida. Bastante tiene. No sólo regulado, si no que ni debatido en mi opinión, ya que cualquier proceso de ese tipo al final lo que hace es decir que algo es bueno o que es malo, y en mi opinión si al menos pudiéramos no ofrecer eso a las que tengan que pasar por el tema, mejor.
    [ hay por supuesto más cosas reguladas, con leyes ( alucinante para mí ), con normativas lineales y precisas ( en asuntos que son cualquier cosa menos lineales y precisos ), que a mí me parece una aberración y una injusticia que lo estén.
    pero ya os váis haciendo una idea de que puedo ser visto como muy radical, y/o utópico según se mire ].

    También decir, que puestos a hablar del tema, ya quisiera yo que los que se sentaran a charlar o debatir, tuvieran la mitad ( ya me conformaba con eso ) de la entereza e intento de honradez y de aclarar lo objetivo, lo real, “la verdad”, que tiene el autor de esta entrada.
    Gracias por la valentía honesta. [ estaremos atentos a nuevos apuntes vitalistas de un neo-anarquista]

    Abrazos

    • hasenroniz dijo:

      Gracias Varín, intentaré continuar pronto con los ‘apuntes’, si me deja esta maldita alergia, que me da que va a estar dándome guerra hasta el comienzo del verano.

  2. Amayika dijo:

    El problema estriba en, como bien dices, determinar cuándo un feto es un ser humano y cuando es uno en potencia. Evidentemente no es lo mismo abortar cuando se está de 2 ó 3 meses (que el feto prácticamente no tiene ni forma) que cuando se está de 7 u 8. ¿Cuándo comienza a convertirse en un ser humano? Es muy complicado saberlo.
    También, y sin querer menospreciar la opinión masculina, creo que se ve de distinta persectiva cuando se es mujer, o madre, cuando se tienen hijas en edad adolescente…Sobre todo cuando las mujeres tenemos todas las de perder en los casos de embarazos no deseados.
    Y, por último, y a colación del tema de los derechos para los presos, comentar que existen detractores del aborto que son, al mismo tiempo, defensores a ultranza de la pena de muerte. Lo cual, para mí, es cuando menos una contradicción.
    Gracias por sacar este tema, ya que, como bien dices, no hay debates serios de lo que tiene que haber.
    Un abrazo.

  3. melarrakis dijo:

    El Maestro Hasenroniz acierta como de costumbre al enfocarlo desde un punto de vista abierto, racional y libertario. Es desde un punto de vista sectario e interesado que se acaba produciendo un engendron como la actual ley del aborto, convertida como apuntas en un gran negocio.
    Y luego no hay niños suficientes para padres que buscan su adopción, ni mano de obra futura para cuando se vayan jubilando otros.
    La ley anterior pudiera necesitar ajustes, pero era más consensuada que la actual… aunque fuera por el uso y el paso del tiempo.

  4. dominique dijo:

    Muy denso el tema…Creo que como mujer mayor que soy aún no tengo muy claro qué postura tomar respeto. Cuando murieron nuestros hijos mi esposo y yo decidimos adoptar, entonces no se hablaba de niños extranjeros y no tuvímos suerte, ahora vivo sola con tres gatos…
    Creo que el aborto es una desición muy personal, la mujer DEBE tomarla sin interferir nadie, es una cuestión muy compleja de conciencia y es aquí donde entra el libre albedrío. De todas formas el aborto no deja de ser un atentado contra la vida misma.
    Hoy en día la familia monoparental no tiene las trabas de antaño tanto social como culturalmente y los padres con niños especiales tienen un montón de puertas abiertas para criarlos adecuadamente sin olvidar que estos niños SIENTEN, PADECEN Y AMAN como los “normales”. ¿Y dónde empieza la NORMALIDAD?,
    Estamos frente a una paradoja: fecundación “artificial” y aborto, todo amparado por la ley y toda eso me suena a un negocio que mueve muchísimo dinero aunque siempre es mejor que el aborto se haga en óptimas condiciones sanitarias.
    Con todas las campañas de prevención de embarazos no deseados es inconcebible que todavía tengamos que oir la palabra aborto.
    ¿Quién sabe cuándo el feto adquiere vida propia? Que me lo digan los pro-abortistas…pero tod@s debemos ser respetuosos con las opiniones de l@s demás aunque no las compartamos.
    Un niño no pide venir al mundo y tiene DERECHOS desde su concepción.
    Gracias por hablar de este tema tan candente.

    • hasenroniz dijo:

      Claro que es un tema complejo y con mucha casuística que siempre es el mayor problema a la hora de legislar, pero realmente no ha habido un debate en España antes de las últimas leyes, y así está claro que no se hacen las cosas. En este caso, hay dos posibles ópticas para mirar el tema: desde la óptica de la vida y desde la de la muerte; yo elijo la de la vida, el legislador eligió la de la muerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s