SALUD MENTAL

Según Marc Odier, profesor de Biofísica de la Facultad de Amiens, Francia:

En algunas generaciones, científicos y técnicos han descubierto y domesticado muchas fuentes de energía. Gracias a ellas, cada hombre puede disponer, por término medio, de varios “esclavos mecánicos”. Muchos trabajos físicos se han liberado de los grandes esfuerzos musculares. Pero se sabe que los órganos no usados se atrofian. Siendo deseable un mínimo de actividad, puede constatarse que paralelamente a la reducción de los esfuerzos físicos en el trabajo se han desarrollado múltiples deportes. La definición común a todos los deportes, individuales o colectivos, podría ser: Esfuerzos musculares socialmente inútiles, pero indispensables para la salud del individuo.

Ahora vemos que científicos y técnicos producen “esclavos intelectuales”. Las calculadoras y las computadoras nos liberan de una parte de nuestro trabajo cotidiano. Por supuesto, los muy excepcionales cerebros que producen genialidades a montones son muy solicitados… Pero, hablando en familia, convengamos que las profesiones llamadas “intelectuales” compartan, cada día, gran cantidad de rutinas de pensar, clichés, razonamientos mecánicos… Progresivamente, los esclavos intelectuales se harán cargo al menos de esta parte de la actividad. Para el cerebro “medio”, el riesgo es evidentemente ser menos requerido y durante menos tiempo para la actividad profesional. Si deseamos conservar un mínimo de agilidad mental, conviene trasladar la definición de deporte. El juego intelectual, individual o colectivo, es una suma de esfuerzos socialmente inútiles, pero indispensables para la salud mental del individuo.

Así que ya sabéis: jugemos para mantener a tope el músculo cerebral. Si ‘ellos’ quieren jugar, pues jugaremos, pero con sus propias armas, para no convertirnos en sus ‘esclavos’, ni físicos ni intelectuales. Tú ZP, por favor, no juegues más, tú ya perdiste (sospecho que no entendiste bien la parte del juego que decía ‘intelectual’).

Amigos, a darle al coco, hasta que salga humo.

TZI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.