MI VISIÓN SOBRE LOS CHEMTRAILS

Hace alrededor de dos años, la visión de un programa de TV (cuando aún veía algo de TV; ahora, con la TDT, ya no la veo, y no me arrepiento nada, es más, lo aconsejo a todos) que trataba el tema de los chemtrails, hizo que decidiera observar bien el fenómeno por mí mismo, sin tomar parte por ninguna de las teorías (casi todas de las llamadas ‘conspiranoicas’) que se mencionaban en el programa.

Investigué por Internet, pero fundamentalmente quería llegar a mis propias conclusiones a través de la observación del cielo. Por suerte, o por desgracia, donde yo vivo, el fenómeno es continuo y se puede observar perfectamente, y en cuestión de varios días pude determinar sin lugar a dudas que los chemtrails son eso, estelas químicas dejadas por los aviones deliberadamente en el cielo con unos fines determinados sobre los cuales y ante el silencio oficial no cabe más que elucubrar, y de ahí la multitud de teorías ‘conspiranoicas’ que han ido extendiéndose entre las ya muchísimas personas que son conscientes del tema.

Quisiera puntualizar antes de continuar que yo, antes de todo esto, era bastante ingenuo (lo veo ahora retrospectivamente), y me creía siempre las versiones oficiales de todo lo que pasaba (terrorismo, guerras, política y economía, etc.), sobre las bondades de las vacunas, los medicamentos, las farmacéuticas, el sistema sanitario en general, etc.; en definitiva, que los medios de comunicación de masas realmente informaban con veracidad e independencia. Ahora, después de dos años de investigación y contraste de datos por diversas fuentes alternativas la conclusión tajante es que siempre hay que poner en entredicho la versión oficial, porque obedece a interses creados que casi nunca coinciden con los nuestros. Considero que tengo la mente mucho más abierta y que puedo analizar la realidad sin dejarme llevar por el bombardeo continuo de desinformación que impera en nuestra sociedad actual.

Para mí, esta historia podría comenzar hace más de 40 años, ya que, en 1977, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó una resolución prohibiendo el empleo hostil de técnicas de modificación del medio ambiente (Convention on the Prohibition of Military or Any Other Hostile Use of Environmental Modification Technique – ENMOD), y no parece que tenga mucho sentido adoptar resoluciones sobre cosas que no existen, por muy buena visión del futuro que se tenga. (Posiblemente la resolución fuese promovida por los propios EE.UU. para evitar que otros países se decidieran a investigar y ensayar sobre el tema, y así quedarse con la mayor exclusividad posible).

Además, ya en 1957, el comité asesor en control climático de la presidencia de EE.UU. reconoció explícitamente el potencial militar de la modificación climática, advirtiendo en su informe que podría llegar a ser un arma más importante que la bomba atómica. Como para no investigar sobre el tema; y, por supuesto, llevarlo a la práctica sin demora, como se sabe que hicieron los propios estadounidenses durante la guerra de Vietnam con la Operación Popeye.

Vistos estos antecedentes, voy a partir de la base de que el tema de los chemtrails está fundamentalmente, al menos en sus comienzos, relacionado con el control del clima con fines militares. De hecho, existe un documento de investigación muy conocido (Weather as a Force Multiplier: Owning the Weather in 2025), de agosto de 1996, presentado al proyecto Air Force 2025 de EE.UU., cuyo propósito es “perfilar una estrategia para el empleo de un futuro sistema de modificación del clima para llevar a cabo objeticos militares…”

El documento discute sobre las áreas de “generación y disipación de la precipitación, nubes y niebla; modificación de sistemas tormentosos localizados; y el uso de la ionosfera y el espacio cercano para el dominio del control espacial y las comunicaciones.”

El informe postula la utilización de aviones no tripulados invisibles al radar, que dispersen polvo de carbón para la creación de nubes artificiales, por la absorción del polvo de la humedad que hay debajo de él; bien para crear precipitaciones o bien para suprimirlas generando sequías.

En el informe se cita también la creación de una superficie artificial en la ionosfera para la creación de condiciones climáticas artificiales mediante el uso de vehículos aeroespaciales para la distribución de partículas alteradoras del clima; empleo de compuestos químicos en la atmósfera mediante la difusión de polvo de carbón; el uso de energía dirigida (emisiones de ondas electromagnéticas de alta potencia); nubes “inteligentes” a base de nanotecnología, compuestas de fibras microscópicas de “polvo inteligente”; sensores de nanotecnologías, etc.

El documento enfatiza que la modificación de la ionosfera es un área de estudio rica en aplicaciones potenciales. Ya a mediados de los 70, los rusos propusieron la creación de una ionosfera uniforme artificial (la natural es cambiante y, por tanto, menos útil), mediante un espejo ionosférico artificial (AIM, Artificial Ionospheric Mirror) que serviría como un espejo preciso para la radiación electromagnética de una frecuencia o rango de frecuencias determinado.

En un detallado estudio de 1990 (hace ya más de 2o años, es decir, lo que pueden haber avanzado estas tecnologías de modificación y control de la ionosfera, que para estas cosas siempre hay mucho dinero disponible) se describe cómo producir ionización artificialmente mediante el empleo de rayos microondas cruzados con un generador de espejos (de AIMs) establecido en tierra. Así, pueden generarse una serie de AIMs, cada uno para una frecuencia de transmisión determinada.

Creo, y aquí me la juego si acierto, que esos generadores de espejos ionosféricos artificiales son los sincrotrones. Hay unos 60 en todo el mundo (¿para qué tantos?); los llaman ‘laboratorios de luz’ y tienen nombres relacionados con la misma: Alba, Soleil, Elettra… El español Alba, en Cerdanyola del Vallès, fue propuesto a comienzos de los noventa (coincidiendo precisamente con la fecha del estudio detallado indicado en el anterior párrafo), aunque no se aprobó hasta 2003 y se inauguró en marzo de 2010. Ha costado la friolera de 201 millones de euros y el coste anual de mantenimiento es de 22 millones de euros: impresionante, sobre todo, en un país con casi 5 millones de parados (a mí estas cosas, que queréis que os diga, me hacen sospechar mucho…). Y otra cosa que no tiene mucho sentido para mí y que también me hace sospechar es que la mayoría de los investigadores que utilizan el Alba proceden de los organismos públicos; esto, en un país donde la I+D pública siempre ha brillado por su ausencia, debería haberse pregonado a bombo y platillo y, sin embargo, creo que casi nadie sabe siquiera que existe el Alba ni, por supuesto, para qué sirve realmente: ¿será que no interesa que se sepa? Que susceptible soy, ¿verdad? A ver si sois capaces de conseguir buena información sobre los sincrotrones, para qué se están empleando, o quizás no esté disponible al público esa información…

Observando los mapas del tiempo, a veces encuentro unas cuantas A (de anticiclón) sobre Europa, justo encima de donde se encuentran localizados esos sincrotrones; con ello consiguen dirigir las borrascas a su antojo, crear fuertes vientos, etc. (Por cierto, ¿alguien sabe dónde está el famoso anticiclón de las Azores, que hace bastante tiempo que no se oye nada de él? ¿Se lo llevarían Bush, Blair y Aznar a alguna parte?). Todo esto es evidentemente mera especulación, a raíz de la observación debo reconocer no demasiado profunda por falta de tiempo, pero ahí tenéis algo con que entreteneos. Están probando toda esta tecnología a una escala cada vez mayor, hasta ser capaces de controlar el tiempo atmosférico a su deseo, provocando lluvias (suaves o fuertes – inundaciones catastróficas), o sequías para castigar a un país que no quiera ser aliado incuestionable, etc.

Por cierto, precisamente eso mismo preconizaban los gurús del cambio climático de hace 30-40 años, cuando recuerdo que ya se hablaba del tema, y decían que se provocarían condiciones cada vez más extremas (inundaciones / sequías / etc.) y localizadas, es decir, un descontrol del clima, que es precisamente lo que parece que ha estado y está pasando con sus experimentos de modificación del clima. Hace 30-40 años ya sabían que podrían producir todos estos catastróficos efectos de modificación del clima, porque ya habían hecho experimentos y ya tenían estudiados los pasos a seguir, y nos intentaron convencer de que el cambio climático provocado por la mano del hombre era inevitable (en algún informe del Club de Roma de hace unos cuantos años ya se hablaba de estas cosas de manera muy sospechosa, como si supiesen más de lo que decían; tengo que encontrar ese libro para analizarlo más críticamente que la primera vez que lo leí), para que así no sospechásemos de esos experimentos. Afirmo que gran parte de lo que está pasando actualmente con el clima no es debido al tan cacareado cambio climático (quizás sí en algún porcentaje), sino a sus experimentos cada vez más potentes y salvajes (ojo, que no estoy justificando ni defendiendo que se contamine impunemente sin ningún control); por ejemplo, lo del huracán Katrina, lo de los tornados de estos días en EE.UU., etc. (allí la tecnología está ya muy desarrollada y bastante probada).

Otro tema que he intentado comprobar por mí mismo, pero que no acabo de resolver satisfactoriamente, es la relación entre lluvia ácida, capa de ozono y experimentos de modificación del clima con chemtrails. No sé de qué forma, pero creo que existía relación entre las sustancias que echaban al comienzo a la atmósfera (chemtrails) y la lluvia ácida. Pienso que la sustancia que fuese (quizás barita/baritina o algo parecido) reaccionaba con los clorofluorocarbonos (CFCs): el cloro/flúor, que son muy reactivos, se unen al bario y el resto precipita en forma de ácidos sulfúrico y clorhídrico, que son los componentes principales de la lluvia ácida. No soy un experto en química, pero me parece que algo así podría ser posible (he aquí un reto para un experto con mente abierta). Para que nadie sospechase de los experimentos (se descubriría con el tiempo al estudiar las causas de la lluvia ácida), se les ocurrió que los CFCs atacaban la importantísima capa de ozono y, por tanto, había que eliminarlos. Así podrían seguir con sus experimentos con los compuestos de bario, que son muy baratos y seguramente fáciles y seguros de dispersar por los aviones. Lo del ozono empezó, se supone, a raíz de un estudio de F. Sherwood Rowland y Mario Medina de 1974 publicado en la prestigiosa revista Nature; así se menciona en todos los medios científicos que he podido consultar, pero será que yo soy muy torpe, ¡no he podido encontrar ese artículo ni sus autores en el propio índice de Nature, ni ese año ni ningún otro cercano, simplemente missing! Por favor, que alguien me ayude a encontrarlo, que estoy muy interesado en su estudio.

Otra cosa que siempre me ha llamado mucho la atención en relación a la capa de ozono: ya en 1970 Paul Crutzen demostró que los óxidos de nitrógeno destruyen el ozono (este señor, por cierto, creo que ha estado siempre muy relacionado con temas de geoingeniería ambiental y sustancias para inyectar en la atmósfera). Nunca entendí por qué se prohibían los CFCs y no los óxidos de nitrógeno (se decía que estos no podían subir tan alto, o que sus moléculas no tenían una tasa de destrucción tan alta…), que eran igualmente fáciles de sustituir (excepto los naturales debidos a los pedos de las vacas; se hubiera arruinado McDonalds); ahora pienso, simplemente, que es porque no provocan lluvia ácida.

Ahora observo noticias curiosas relacionadas con la aviación y la meteorología, como los contratos de los militares norteamericanos para comprar un montón de aviones tanque; acuerdos para suministrar combustible a las compañías aéreas (los EE.UU. a Israel); políticas de las compañías low cost de no permitir ningún tipo de equipaje (¿para poder llevar más aerosoles para chemtrails?); la aparición de la nada de una compañía en la India de bajo coste con la compra de un montón de aviones, justo cuando se van a empezar a prohibir allí también los CFCs (porque todavía están permitidos en cierton países del llamado Tercer Mundo o emergentes); temas de nanotecnología; la implantación (a modo de donación altruista) de cientos de pequeñas centrales meterorológicas en África para que los campesinos tengan esa información útil para sus cultivos (ja, ja y ja, ¿desde cuándo les preocupan los campesinos de África?);… Lo que pasa es que soy un desastre y no sé dónde los voy dejando en las decenas de montones y cajas de documentos, revistas y libros que tengo desperdigadas por toda la casa, así que me habré dejado algunas cosas en el tintero.

Bueno, después de toda esta chapa, deseo de verdad que este fin de semana que empieza os haga buen tiempo a todos.

TZI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Chemtrails y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a MI VISIÓN SOBRE LOS CHEMTRAILS

  1. nadiemejorquenadie dijo:

    Pues menos mal que no es un estudio en profundidad, por que si no.
    Has aportado0 un montón de datos que a mi, por ejemplo ni se me hubieran pasado por la cabeza.
    Creo que entre todos averiguaremos al final de que va toda esta mierda.
    Un fuerte abrazo amigo.

  2. Una revisión muy buena, a fondo amigo. Muy bueno el recordar el tema de las prohibiciones chorra.

    En el fondo el tema es el Sol. Para mi que intentaron destruir la capa de ozono, ya fuese de paso o como tema pilar. No les funcionó, algo se activó y la capa de ozono de hecho se está cerrando de nuevo.

    Gracias por ese trabajo. Me será muy útil para juntar otras piezas. Se respira un ambiente muy creativo, eso causa hambre de crear.

    Abrazos e inclinación,

    Miguel

  3. melarrakis dijo:

    Animo Hasenroniz. Y de paso animo a todos aquellos que tengan la información que comentana el Maestro a dársela. Es un crack haciendo puzzles. Rianse del nene de Mercury Rising

  4. varín dijo:

    Impresionante, el collar de cuestiones pertinentes, que incluyen varias direcciones de estudio, que por lo que ya avanzas parece que han tratado de limpiar de algo concreto, o bien eres muy torpe como dices, pero por lo visto por zarramonza, y por lo que a todos nos ha pasado al buscar cosas que creíamos que estarían, o que incluso estuvieron seguro, me parece que no eres muy torpe,

    ergo…..

    Ójala algún experto abierto, como dices, nos ayude a orientarnos un poquito, al menos para no seguir pistas falsas, o para traernos más datos con las que pueden resultar en algo.

    GRan trabajo, ( con vosotros, debería tener un mensaje grabado, pero quizás es la parte máquina la que desea esos “adelantos” )

    Abrazos

  5. Hola. Pues eso, creo que estás bastante puesto sobre el tema. Yo, (y otros en otras zonas) más bien me dedico a fabricar orgonitas y ponerlas en las antenas (como habrás visto en el mapa). No sé si funciona, pero parece que los cielos presentan un mejor aspecto. ¿En qué zona estás tú?
    En cuanto a la información, hay tanta y tan variada, que se la dejo a gente como tú, que investiga y relaciona las cosas muy bien.
    Saludos.
    http://www.chemtrailsbarcelonanord.wordpress.com

    • hasenroniz dijo:

      Yo también pensé lo de fabricar orgonitas, quizás aún lo haga. Soy de la zona de Tierra Estella (Navarra), y por aquí, como en todas partes creo, casi todos los días hay chemtrails. Hay muchas cosas todavía por investigar, que iré comentando en sucesivos artículos. Yo creo que es un tema al que hay que dar prioridad absoluta en investigación y difusión, pues quién sabe las implicaciones que puede tener para nuestra salud y la de nuestro planeta. Así que, adelante con la buenísima labor que hacéis todos.
      Saludos.

  6. A320neo dijo:

    A ver, teneis una cosa que es muy buena en vuestra cabeza que es la imaginación pero creo que os está dominando, he leido articulos muy interesantes en esta pagina pero esto me parece conspiranoia desenfrenada.
    Soy mecanico de aviones y os aseguro que no hay ningun dispositivo instalado que dejen estas misteriosas “chemtrails” o como las llameis. En realidad se trata de las llamadas en aviación “turbillonarias”. Es simple condensacion del agua en suspension (humedad ambiente) a traves de las superficies aerodinamicas a traves de la velocidad (en algunos casos) en otros se trata de la evaporacion del agua en suspension por el calor generado por los motores a reaccion, por eso los turbohelices o los helicopteros no dejan estelas, porque su empuje neto se realiza a traves de las palas de las helices y no de las turbinas.
    Espero haber ayudado en algo un saludo

    • hasenroniz dijo:

      Me dejas más tranquilo; y todo el mundo es bueno y todo es maravilloso y las guerras de Irak, Afganistán, Libia, etc. son westerns modernos y JFK está vivo todavía y los 5 millones de parados están de año sabático, disfrutando de la vida, y las farmacéuticas velan por nuestro bien… en fin, que las cosas pasan porque tienen que pasar y punto; prohibido cuestionarse nada, ¿y qué si nos manipulan?, mientras tengamos fútbol…
      Por favor, observa un poquito el cielo.

  7. Pingback: Ciencia Oculta: Modificación Climática (2) | Gente Con Conciencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s