POLÍTICA, GUERRA, PERIODISMO

“El lenguaje político fue diseñado para que las mentiras sonasen como verdades, el asesinato sonase respetable, y para dar aparente consistencia a lo que no es más que puro viento”, George Orwell. ¡Qué vigencia tienen todavía y, cada vez más, estas palabras! Orwell predijo que llegaría un día en el que el Poder nos haría creer que la guerra es paz, en una época en la que decir la verdad podía ser un acto revolucionario.

Es lo que viene ocurriendo desde hace ya bastantes años con las “intervenciones bélicas humanitarias”, al menos desde la fracasada intervención de Estados Unidos y la ONU en Somalia entre 1992 y 1995, que concluyó con la retirada de las tropas internacionales y con el abandono de la población al albur de la sangrienta contienda civil allí en curso.

El concepto de intervención bélica humanitaria es un híbrido de dos actividades bien diferentes entre sí: las operaciones de mantenimiento de la paz y las acciones humanitarias en conflictos bélicos.

Estas intervenciones constituyen una participación activa en un concflicto bélico y su finalidad no es tanto el logro de la paz ni la salvaguardis del humanitarismo en la conducta bélica, sino la restauración de los derechos básicos previamente violados en la población ayudada.

¡Ojo! Lo que nosotros consideramos ‘derechos básicos’. La intervención bélica humanitaria replantea el alcance internacional de la soberanía estatal. Si nosotros podemos anular el ‘principio de no intervención’ (como derecho de todo Estado a estar libre de la injerencia de cualquier otro en los asuntos de su jurisdicción) reconocido en el Derecho internacional, ¿qué impide que otros países lo hagan aplicándolo hacia nosotros, es decir, invadiéndonos porque consideran que aquí no cumplimos con sus reglas socio-político-religioso-económicas?

“Cuando los sicarios económicos fallan en los países de cuyas riquezas queremos adueñarnos, viene la etapa de los chacales que intentan cambiar gobiernos con aperaciones secretas. Pero si unos y otros fracasan en el objetivo, entonces mandamos a nuestros jóvenes soldados a morir y matar”, John Perkins, que trabajó para algunas grandes empresas norteamericanas con intereses en países ricos en materias primas y que ha narrado cómo sus empresas no son más que una extensión del gobierno (o al revés). Es decir, si no funciona un golpe de Estado para poner un dictador afín, que asesine a sus súbditos pero nos venda baratas sus riquezas, entonces realizamos una intervención bélica humanitaria, y ponemos a ese mismo dictador disfrazado de democracia, por supuesto.

Pero, no nos lo contarán así. Porque, “el mayor abuso es la guerra contada por los periodistas. Periodistas que participan en la creación de guerras a través de su falta de cuestionamiento, su falta de integridad y su cobarde peloteo a las fuentes gubernamentales” (Julian Assange). Pero ya lo dijo Orwell, que llegaría una época en la que decir la verdad podía ser un acto revolucionario, y esa época ya ha llegado. Todo lo que no es la verdad oficial, es políticamente incorrecto y, por tanto, deleznable y perseguible.

“En el Gobierno existe un poder omnímodo que hace de las medidas de seguridad y de la propaganda su argumento para perpetuarse. Y los ciudadanos ya se han convertido en dóciles, débiles, y han interiorizado los mensajes que se le dirigen desde los puestos de mando. Para armar el conjunto, los medios de comunicación fueron los grandes aliados del gobierno, conviertiéndose en voceros de los planteamientos oficiales y en el canal abierto para sembrar las ideas que se querían inculcar mediante la propaganda”, Bruno Cardeñosa. ¡Qué razón tienes Bruno! Nos creemos todas las mentiras que nos cuentan continuamente, sin cuestionarnos nada, lo he dicho varias veces, porque cuesta esfuerzo, y preferimos que nos den todo hecho (por eso preferimos la TV a un buen libro).

Siento repetirme tanto, pero es algo que me indigna, que la gente no se cuestione las cosas, indague, compare, analice, piense, reflexione, medite… Queridos revolucionarios del 15-M, de esto os tenéis que indignar. Dejáos de tonterías con el ‘no al bipartidismo’, ‘sí a las listas abiertas’, bobadas que no cambian nada, porque lo que debe cambiar es la actitud de las personas ante la realidad, la actitud crítica y reflexiva: eso es lo que temen, que pensemos por nosotros mismos, porque acabaría con la esclavitud que ejercen sobre nosotros para su supervivencia.

TZI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Política y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a POLÍTICA, GUERRA, PERIODISMO

  1. varín dijo:

    Hola,
    Te pasa lo que a todos nosotros, que nos repetimos con variaciones menores, porque parece que no hay manera de que dirijamos ( 1ª persona del plural por respeto ) la atención al asunto real, que expones_emos en alguna de esas variaciones; uno no sabe si hablamos otro idioma, vemos otro mundo o qué pasa para poder estar tan ciego.
    ( no lo voy a enlazar una vez más, pero en un artículo sobre charlie sheen y otro*, y más cosas, dejaban evidencia científica de por qué sucede ese efecto de negación tan insistente que no nos deja ver ( sentir y actuar en consecuencia principalmente ) lo que va en contra de nuestras creencias ( supongo que excepto que ya llevemos tiempo luchando por la objetividad aunque no nos guste lo que muestra ), por más evidencia o prueba fehaciente que nos pongan delante ( repito: plural por respeto ).
    * aparecido en sott tanto en inglés como en español )

    Muy buena entrada TZI, como siempre
    Gracias

    Abrazos

    • hasenroniz dijo:

      Gracias a ti varin, veo que estamos en parecida onda, la de la búsqueda de nuestras propias explicaciones de las cosas independientemente de lo que nos quieran contar unos y otros.

      Un abrazo

  2. Pingback: qué momento « conocimiento y libre albedrío

  3. lainon dijo:

    Zapatero ya está dilapidando nuestro patrimonio: lotería, espacio aéreo, terreno, empresas públicas… Está claro que estamos pagando ya las deudas con nuestros acreedores mundiales. Nos dan una miseria por ello y poco a poco van cogiendo cada vez más cacho. Y Zapas no es que se resista, sino que pone todo su buen hacer en el proceso. Bienvenidos a la república bananera española.

    • hasenroniz dijo:

      Es la estrategia del NWO, privatizar todo para tenerlo todo controlado, ya que supongo que no todos los gobiernos podrán ser manipulados tan fácilmente; requiere mucho esfuerzo a través de los lobbys… Yo siempre dije que a Zapatero lo pusieron ahí para hacer lo que está haciendo; la crisis estaba programada para robarnos aún más y debían tener a alguien fácilmente manipulable dentro como nuestro grandísimo Zetaparo, el mayor sinvergüenza de la historia de este país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s