LA LIBERTAD

Todos nosotros nos hemos sentido a menudo indecisos cuando hemos tenido que elegir entre varias opciones. A veces, hemos tenido la posibilidad de volvernos atrás, pero otras, la elección ha sido definitiva, para siempre (tener un hijo, o el que toma la decisión de suicidarse).

A lo largo de nuestra existencia todos debemos tomar decisiones más o menos transcendentales e importantes, unas con carácter provisional, y otras definitivo. Evidentemente, a todos nos gustaría acertar en esas encricijadas que nos salen al camino, atinar siempre lo que más nos conviene. Desgraciadamente, todos tenemos la penosa experiencia de habernos equivocado más de una vez, y haber sentido eso tan desagradable que se llama “arrepentimiento”.

Cada uno vemos las consecuencias buenas o malas de nuestros actos conscientes y libremente queridos, y nos sentimos responsables de tales consecuencias. Es decir, que la responsabilidad es inseparable de la libertad, ya que si no nos sintiéramos libres, tampoco nos sentiríamos responsables de nuestro actos.

La cuestión, por tanto, es si somos o no somos libres, y aquí caben tres posturas:

1. Somos totalmente libres en todos nuestros actos y decisiones.

2. Somos libres en nuestras decisiones, aunque estamos influídos por el ambiente social, nuestro temperamento congénito, la propaganda de los medios de comunicación, etc.

3. No somos libres en absoluto, sino que ‘todo está escrito’ y estamos predestinados por ‘la fatalidad’, ‘el destino’, ‘Dios’, ‘el código genético’, ‘las estrellas’, o cualquier otra cosa que se nos pueda ocurrir como seres imaginativos que somos.

Ahora bien, está claro que ‘ser libre’ no es lo mismo que ‘sentirse libre’, ya que la libertad no es un sentimiento afectivo más o menos subjetivo, sino una cualidad real de la voluntad, que se tiene o no se tiene. Por ejemplo, un hombre bien formado puede a veces sentirse demasiado influído por el ambiente y poco libre en sus decisiones y, sin embargo, ser realmente más libre y responsable de ellas que lo que él cree o quiere creer (efectivamente, has acertado, puede tratarse perfectamente de Zetaparo y sus secuaces, con sus decisiones económicas, sobre Bildu, etc.).

Por otra parte, la libertad se tiene en grados, de modo que porque alguien tenga un influjo externo que le empuja a hacer algo, no quiere decir que haya perdido totalmente su libertad, y puesto que siempre hay influjos de todo tipo a la hora de tomar nuestras decisiones, ser libre consiste precisamente en no dejarse llevar por ellos, y no en no tenerlos (¿está claro ZP?).

El que, como excusas a sus decisiones, afirma que están influenciadas por agentes externos, lo único que busca es limitar su responsabilidad ante las consecuencias de las mismas. ¿Necesitamos gestores del Estado que no quieren responsabilizarse de sus propias decisiones? ¿No ve, señor ZP, que si todos hicieran lo mismo que usted, los agricultores almerienses estarían ya diciendo a los alemanes que fue usted quien se hizo caquitas en el invernadero de los pepinos?

TZI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Política y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a LA LIBERTAD

  1. varín dijo:

    Hola,

    Yo, en el caso del ejemplo Zpeta o cualquier otro politiCastro, y si me acuerdo claro, suelo añadir que también me valdría como inicio de una buena relación basada si se puede en esa libertad y en honestidad ( habrá que contratar unas avionetas para que suelten miles de papelines con el significado y algún ejemplo en los barrios donde vivan gente de aquel tipo ), con que se dirigieran al “pueblo que le acompaña en el gobierno” ( me temo que de nuevo necesitamos las avionetas ) y se explicaran claramente acerca de quienes están gobernando( sin contar con pueblos ni gentes excepto para extorsión ) y de quienes reciben órdenes, para así juntos ejercer la libertad que mencionas: la de entender los influjos y actuar libremente y con independencia de los mismos ( se sobreentiende que en la búsqueda de nuestro bien ( más avionetas por favor¡¡))

    Abrazos

    • hasenroniz dijo:

      Está muy bien eso de darle a la gente todo ya hecho y rumiado, pero también podrían preocuparse un poco de buscar información diversa y contrastarla. Mira, yo no veo la TV y creo que estoy bastante más informado que la media de este país (ni compro prensa, sólo algo de radio, lo reconozco, porque no se puede ni se debe vivir totalmente aislado). Ya saben lo que significa la libertad, por eso nos la coartan continuamente; las avionetas yo las utilizaría para llevarlos colgados de ellas, cabeza abajo, para que se enteren lo que significa estar abajo.

      Un abrazo varín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s