TURISMO SOSTENIBLE

Hace cientos de años, los obispos de Santiago de Compostela se creían pontífices, y alguna justificación apostólica creían poder alegar sobre su supremacía respecto a Roma. Para ellos, y no solo para ellos, en aquella época, Santiago era un Apóstol más importante que San Pedro. Además de protomártir y predilecto de Jesús e “hijo del trueno”, era Santiago (eso creían) hermano gemelo de Jesús.

Y en aquella época, los reyes encargaron a lo que podríamos llamar una agencia extranjera la explotación del Camino de Santiago. Esta agencia era la Orden de Cluny, que era monopolio de sedes episcopales y de favores regios y nobles. Los reyes de León hicieron con ella cuantiosos acuerdos, y los cluniacenses se encargaron de difundir por Europa el nuevo foco de atracción de peregrinos.

Para lo cual editaron el famoso Códice Calixtino, que es, exactamente, una guía de viajeros extraordinariamente completa sobre rutas, albergues, fábulas, historias, etc. De este modo, ya que no le era posible de otros, ganaba España su prestigio internacional y beneficiosas influencias culturales europeas. Y como el famoso Camino de Santiago no podía ser una mera bagatela trazada sobre la tierra, el habla popular decidió plantarlo en el cielo, y llamar a nuestra común galaxia, al reguero de leves luces que como vía láctea se percibe en el cielo nocturno, con el nombre de Camino de Santiago, expresión que aún se emplea en numerosas zonas de España, y que incluso aparece en Dante.

Resulta curioso constatar que España fue en la Edad Media el país turístico por excelencia, junto con Roma, si bien el foco de atracción no era el sol de nuestros días, sino el Santiago de otros tiempos, y por eso precisamente puede denominarse como turismo sostenible, ese concepto vago, que por eso ha tenido un éxito fulgurante entre los políticos, pero que aquí se llena de significado en cuanto que supervivencia durante cientos de años de una manera de hacer turismo totalmente respetuosa con el medio y las personas, ya que persigue diversos fines que no son el mero consumo de entretenimientos y distracciones inmediatas, que por otra parte podemos tener también en casa.

TZI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a TURISMO SOSTENIBLE

  1. varín dijo:

    Hola,

    lo pensé el día que lo leí, pero no escribí:

    Me parece muy interesante esta perspectiva que nos traes, y que a mí no se me había ocurrido ni por asomo; en además mucho más amplia que el camino, que la ruta jacobea.

    Gracias por Expandir

    Abrazos

    • hasenroniz dijo:

      A pesar de todo, todavía queda mucho por escribir sobre el Camino de Santiago, y no descarto el hacerlo en breve, pero requiere gran esfuerzo de investigación, por tanto, mucho tiempo, que no tengo.

      Gracias a ti por tus palabras.

      Un abrazo.

  2. melarrakis dijo:

    “EL HOMBRE QUE VUELVE DE UN VIAJE NO ES EL MISMO QUE PARTIÓ”….imaginaos entonces si el camino, es el Camino de Santiago.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s