UNA DE MÉDICOS

Un estudio realizado en Toledo y publicado por la Revista Clínica de Medicina de Familia, llegó a las siguientes conclusiones: el 98,4% de los médicos recibe a los delegados de los laboratorios, el 77,8% ¡a diario! Aunque lo peor es que los visitadores aparecen como ¡la segunda fuente de información de los sanitarios sobre medicamentos! Puedo dar fe de que los visitadores son gente sin ninguna preparación previa en medicina, porque conozco a alguno y porque en los anuncios de ofertas de puestos de visitador no se pide, supongo que preferirán legos en la materia para que se puedan creer más fácilmente las mentiras que después tendrán que contar a los médicos.

Siguiendo con el estudio citado, cuando asisten los médicos a un congreso, el 60,3% reconoce hacerlo invitado por la industria. Además, el 61,9% suele ir a comidas o cenas con visitadores. No cabe extrañar pues que el 55,6% reconozca haber recibido algún regalo de los laboratorios. Y éstos no suelen regalar nada sin obtener algo a cambio.

Todas estas cifras, objetivas por estar obtenidas directamente de los propios médicos, contextualizan bien el problema. La práctica del denominado, en la jerga profesional, tarugueo (compra de la voluntad de los médicos para que receten los productos e un determinado laboratorio), está institucionalizada. Es decir, todas las instituciones que conforman el sistema sanitario saben que se realizan estas prácticas pero las consienten a pesar de que violan las leyes, tales como el Código Penal y la Ley del Medicamento, que prohíben expresamente ofrecer dádivas a funcionarios públicos para recibir una contraprestación de los mismos.

Se nos ha intentado siempre hacer ver que los casos de corrupción eran mínimos (ha habido casos denunciados y gente que ha ido a la cárcel), pero las cifras no engañan. Entre el 30 y el 35% de lo que factura un gran laboratorio se destina a “marketing y promoción de medicamentos”, es decir, ¡más de lo invertido en Investigación y Desarrollo. Y, de ese dinero, las multinacionales farmacéuticas reparten cada año entre sus visitadores grandes cantidades de dinero y regalos para conseguir que los médicos receten sus productos.

Los galenos son además agasajados con todo tipo de prebendas, incluidos viajes a congresos en sitios apetecibles en los que va todo incluido por cuenta del laboratorio de turno. Incluso hay empresas que llegan a comprar sin más las recetas, ofreciendo al médico dinero a cambio de un determinado número de ellas.

Una de las principales consecuencias de la institucionalización de estas prácticas corruptas es la sobremedicación de la población. Consumimos más medicamentos de los necesarios en muy buena medida por la presión sobre los médicos de las farmacéuticas. La iatrogenia, muertes o daños a la salud provocados por el sistema sanitario ha aumentado en los últimos años por ello; es un hecho incuestionable, corroborado incluso por la Agencia Europea del Medicamento, que reconoce que nada menos que 197.000 personas (compáralo con la población del lugar donde vives) fallecen cada año en Europa como consecuencia de los efectos adversos de los fármacos. Y no se cuentan los efectos mortales que puedan tener medicamentos considerados como totalmente seguros, como las vacunas… A fin de cuentas, el fenómeno de la “medicalización” o tráfico e invención de enfermedades pasa por la prescripción facultativa.

Otra consecuencia es el actual riesgo de fractura del sistema sanitario (como estamos escuchando estos últimos días a diversos políticos) y las continuas amenazas de privatización de sus servicios, o la implantación del famoso ‘copago’.

Y no podemos olvidar que todo ello conlleva el desprestigio de la medicina en general y de la parte que entra en ese juego, en particular. Cuando los ciudadanos tienen constancia de estos escándalos pierden la confianza en los profesionales que les atienden y, por tanto, son negativos para el conjunto de la medicina.

Ya sé que no me vais a hacer caso, pero si queréis ampliar la información sobre el tema, podéis y debéis leer el libro de Miguel Jara, “Laboratorio de médicos: viaje al interior de la medicina y la industria farmacéutica”, recién editado por Península.

Y otros libros del propio Miguel Jara, también de obligada lectura para fanáticos de las corrupciones y conspiraciones relacionadas con la salud, son:

-Traficantes de salud: cómo nos venden medicamentos peligrosos y juegan con la enfermedad.

-Conspiraciones tóxicas: cómo atentan contra nuestra salud y el medio ambiente los grupos empresariales. (Escrito conjuntamente con Rafael Carrasco y Joaquín Vidal)

-La salud que viene: nuevas enfermedades y el marketing del miedo.

Ya sé que estáis muy castigados por esta crisis y no tenéis ni para el café de media mañana, pero a los que investigan por nosotros hay que comprarles los libros, nada de piratearlos, no me seáis ilegales, que esta gente merece tu esfuerzo, porque antes lo ha hecho por ti. (Nota importante: no conozco a Miguel Jara, ni me llevo comisión por venta de sus libros; sinceramente considero que es un tío honesto que a mí me ha abierto los ojos). Y ahora me voy a meter el pollo para cenar en el horno…

TZI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a UNA DE MÉDICOS

  1. varín dijo:

    Buen provecho y muchas Gracias por las recomendaciones y el artículo.

    Abrazos

  2. melarrakis dijo:

    ¿alguien quiere una ensaladita de pepino español y brotes de soja germana?

  3. varín dijo:

    [ se coló el ehhh usado en otro lado, ja ja si es que entre pepinos….( o judías verdes quespeor]

  4. R. dijo:

    Llego tarde ( es que me estoy leyendo las entradas por orden cronológico y veo ahora ésta), pero recomiendo ver la película “Amor y otras drogas” donde se pone de manifiesto el tema de la entrada.
    Abrazos y continua así que muchos disfrutamos y aprendemos un montón leyéndote, cosa que es de las más difíciles de hacer como te podría decir cualquiera que haya sido manipulado por el sistema educativo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s