EL JARDÍN DE EDÉN

En el Génesis podemos leer lo siguiente:

“Entonces Yahvéh-Dios formó al hombre del polvo de la tierra, insufló en sus narices aliento de vida y fue el hombre ser viviente. Plantó Yahvéh-Dios un jardín en Edén, al oriente, y puso allí al hombre a quien había formado. Y Yahvéh-Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles gratos a la vista y de frutos sabrosos; y también el árbol de vida en medio del jardín, y el árbol de la ciencia del bien y del mal.

Salía de Edén un río para regar el jardín, y de allí se dividía en cuatro brazos. El nombre del primero es Pisón; es el que rodea toda la tierra de Javilá, donde hay oro. El oro de aquella tierra es fino. Allí se encuentran bedelio y ónice. El segundo río se llama Guijón, y es el que rodea toda la tierra de Kus. El nombre del tercer río es Tigris, que corre al oriente de Assur. El cuarto río es el Éufrates.

Tomó, pues, Yahvéh-Dios al hombre, y lo instaló en el jardín de Edén para que lo cultivara y guardara. Y Yahvéh-Dios dio al hombre este mandato: De todo árbol del jardín podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comas, pues el día en que de él comieres, morirás sin remedio.”

En el año 1994 se descubrieron en la Anatolia sudoriental, muy cerca de la ciudad de Urfa, los templos de Göbekli Tepe (que para algunos significa ‘monte panzudo’ y para otros ‘monte ombligo’). El yacimiento ha sido datado en 11.500 años de antigüedad, convirtiéndose así en las construcciones humanas de más edad que se conocen hasta ahora.

Precisamente en la ciudad de Urfa hay un lugar sagrado desde siempre, que se llama ‘la gruta del nacimiento de Abraham’. Y muy cerca de allí, en la excavación de Balikligöl, apareció en 1993 la estatua de gran tamaño (unos dos metros de altura) más antigua del mundo; se calcula en unos 13.500 años de antigüedad.

De todo ello, podemos deducir una importante contradicción con la historia tradicional, que nos dice que eran cazadores y recolectores y aún no tenían ciudades ni cultivos, y sin embargo, ya habían edificado templos y santuarios.

Entre los guijarros de Göbleki Tepe apareció una especie de plaquita de esteatita, de unos 4 centímetros de alta, con dos símbolos grabados en ella: un árbol y una serpiente. ¿El árbol y la serpiente de que nos habla el Génesis?

Y a tan sólo 50 kilómetros de allí, en el yacimiento de Nevali Çori, aparecieron por primera vez un gran número de figuras de arcilla, cuyo origen se estima que se remonta a 8.500 años; y recordemos que el hombre fue creado a partir de la arcilla, como también nos cuentan los mitos mesopotámicos de la creación del hombre.

Los templos de Göbleki Tepe recuerdan algo a Stonehenge, pero son mucho más antiguos. Están hechos de pilares de piedra caliza finamente tallados y adornados con bajorrelieves de animales como serpientes, zorros, jabalíes, gacelas o escorpiones.

En aquella época la humanidad estaba organizada en pequeñas bandas nómadas que vivían de la recolección de plantas y de la caza de animales salvajes. Sorprende, por tanto, que los constructores lograran extraer, tallar y transportar piedras de hasta 16 toneladas a lo largo de cientos de metros, y más teniendo en cuenta que no conocían la rueda ni disoponían de animales de carga. Sus constructores vivían en un mundo sin escritura, ni metales, ni cerámica.

Al principio, la revolución neolítica se consideraba como un suceso único ocurrido en un único lugar, Mesopotamia, entre los ríos Tigris y Éufrates (lo que hoy es el sur de Iraq), que más tarde se extendió a la India, Europa y el resto del mundo. La mayoría de los arqueólogos creía que ese florecimiento súbito de la civilización había sido propiciado en gran medida por cambios climáticos, por un calentamiento gradual al final de la última glaciación que permitió a algunos pueblos iniciar el cultivo de plantas y el pastoreo de animales. Sin embargo, las más recientes investigaciones sugieren que la ‘revolución’ fue obra de muchas manos que actuaron en un área muy extensa y a lo largo de miles de años.

En 2003, unas prospecciones geomagnéticas revelaron la existencia de al menos 20 círculos distribuidos desordenadamente bajo tierra, con bloques de piedra apilados unos sobre otros. Los pilares son de gran tamaño, los más altos de 5,4 metros de altura y 16 toneladas de peso. Y presentan en la superficie gran variedad de bajorrelieves de animales en diferentes estilos, pero con claro carácter simbólico.

Los círculos presentan un diseño similar, hechos con pilares de caliza en forma de una enorme T. Parecen cuchillos, miden cinco veces más de ancho que de fondo y se yerguen a un brazo de distancia unos de otros, interconectados por unos muros bajos de piedra. En el centro de cada círculo hay dos pilares más altos, cuyas bases aguzaron los constructores para poder hincarlos en unas ranuras poco profundas en el suelo.

Algunos de los primeros indicios de domesticación de plantas se sitúan en el mencionado yacimiento de Nevali Çori. También surgió después de la miniglaciación, época que los arqueólogos conocen como neolítico precerámico. La reciente construcción de una presa que proporciona agua de regadío y electricidad a la zona ha inundado el yacimiento, pero antes de que el agua impidiera la investigación, los arqueólogos hallaron pilares en forma de T con imágenes de animales muy parecidas a las de Göbekli Tepe. Y se han encontrado columnas e imágenes similares en yacimientos del neolítico precerámico a una distancia de hasta 160 kilómetros de Göbekli Tepe.

Este verano se cumplirá el decimoséptimo año del yacimiento de Göbekli Tepe, que ocupa nueve hectáreas, y del que se ha excavado menos de la décima parte.

En los últimos años se han realizado muchos descubrimientos de lugares y episodios que concuerdan con lo que nos dice la Biblia. ¿Por qué no iba a ser éste de Göbekli Tepe y los alrededores de la ciudad turca de Urfa uno de ellos, el correspondiente al jardín de Edén donde puso Dios al hombre recién creado por él?

TZI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a EL JARDÍN DE EDÉN

  1. melarrakis dijo:

    Como en muchas facetas de la vida hay que seguir investigando. Y desde luego no dejar que nos engañen, ni por un lado ni por otro, Siempre ser escépticos, lógicos … pero soñadores. Creo que es una buena combinación

  2. varín dijo:

    Bien dicho, hago coro yo también;

    … qué si esas civilizaciones imposibles según la historia oficial, las de las mega piedras, no tenían rueda ni escritura ni otros “signos” considerados necesarios para hablar de civilización, porque su modo de vida no estaba deslabazado, no estaba polarizado a lo irreal, y lo accesorio y transitorio, sino que estaba en equilibrio y no necesitaban de esos “signos” de avance tecnológico.??

    Parafraseo lo que entiendo es la teoría de L.K.J., con la que sin haber leído todo, pero si buena parte , me siento de acuerdo como algo con muchas probabilidades.
    Quizás, y en mi parecer, se conjugan ahí, a falta de más pruebas o datos concluyente o tendentes, justamente el estar despiertos, escépticos, razonables y soñadores.

    Abrazos

  3. nadiemejorquenadie dijo:

    ¿Quién crees tu que era Yahvéh-Dios Hasenroniz?, si acaso algún representante de otra civilización,¿ Alguien expatriado de su planeta por avaricioso?, si acaso ¿El mismo que prometió el mundo a los judíos, a cambio de que le adoraran a él y no a otro?, ¿Qué buscaba creando al hombre?, ¿Un ejercito para enfrentarse un día a la especie de su planeta, con la ayuda del hombre?, ¿Qué pinta la serpiente en todo esto?¿Y en el proyecto del gran Israel?¿Será que cuando ve que el proyecto se le está torciendo, manda un diluvio y empieza de nuevo, ya que la tropa se le ha espabilando demasiado?,¿Estaremos nosotros metiendo la pata espabilando a la tropa?¿Será por eso que a Yahvéh-Dios le interesa que no acaben las guerras en el mundo, y tiene a los sabios de Sión para financiar los dos lados del conflicto?,¿Le interesará crear una especie con los más sanguinarios, pero que puedan trabajar como ejercito, y que crea en las mentiras, por burdas que sean?,¿Será Yahvéh-Dios de la misma cuadrilla que Lucifer?.
    Bueno, una preguntillas por si quieres entretenerte respondiéndome.

    • hasenroniz dijo:

      Muy buenas preguntas… a las que me temo que no tengo respuestas. Solo cabe elucubrar, teorizar primero con hipótesis a partir de la mera observación, para luego intentar demostrar a través de la investigación; bueno, pues es un bonito reto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s