MALDITOS MANIPULADORES

Varios son los artículos en que he tratado el tema de las radiaciones electromagnéticas. Hace unas semanas, los MIM (Medios de Intoxicación Masiva, ¡que ya estamos saturados y vamos a explotar en cualquier momento!) de este país que nos ha tocado sufrir ‘recitaban’ una noticia sobre el tema que nadie se atrevió a comentar a fondo y abrir un debate a nivel nacional para arrojar más luz sobre un asunto vital para nuestra salud: la relación de las emisiones electromagnéticas de la telefonía móvil con distintos tipos de cáncer.

Simplemente, se dedicaron durante un par de días a decir escuetamente que la Unión Europea aconsejaba revisar los límites en las radiaciones de los móviles porque existían indicios de su posible carcinogénesis. Como mucho, algunos comentaristas-tertulianos, de esos que lo saben todo de todos los temas imaginables (o sea, expertos universales… de pacotilla, añado yo), se lanzaron alegremente a afirmar sin temblarles la voz ni el pulso (si es que lo tienen), que eso que decía la Un ión Europea y la OMS no podía ser posible, simplemente, decían sin rubor, porque si no ya estaríamos todos muertos de cáncer. Bonito análisis, y por ello les pagan… Pues también estaríamos casi todos muertos si el fumar provocase cáncer, incluso a los fumadores pasivos; sin embargo, todo el mundo sabe que solamente mueren algunos debido a la mala suerte, es de suponer porque están programados genéticamente para contraer cáncer hagan lo que hagan en la vida; nada que ver el cóctel de sustancias venenosas que contienen los cigarrillos; el cuerpo lo aguanta todo, lo que no se entiende entonces es por qué hay tanta enfermedad en el mundo; cosas de los virus, claro…

En su día decidí dejar un lado la noticia hasta tener más elementos de juicio antes de escribir algo sobre aquello, y creo que ya los tengo. La historia podría ser un poco la siguiente, sin ánimo de ser muy exhaustivo ni, espero, tendencioso.

El pasado 6 de mayo, la Asamblea del Parlamento Europeo advertía respecto a los campos electromagnéticos de la telefonía móvil: “Es necesario respetar el principio de precaución y revisar los valores límite vigentes, porque, el hecho de prolongar la espera hasta que se obtengan altos niveles de certeza científica puede conllevar elevados costes sanitarios”. ¡Hombre, por fin una institución política menciona mi querido y necesario ‘principio de precaución’! ¿Qué se les habrá pasado por la cabeza? Definitivamente, ¡increíble!

Pocos días después, el 31 de mayo, la Organización Mundial de la Salud hizo público un comunicado que, entre otras cosas, afirmaba lo siguiente: “La Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC por sus siglas en inglés) ha clasificado los campos de radiofrecuencia electromagnética como posible carcinogenético para humanos (2B), basándose en un incremento de riesgo de glioma, un tipo de tumor maligno, asociado al uso de teléfonos móviles”.

A este respecto, Elisabeth Cardis, del centro de Investigación de Epidemiología Ambiental (CREAL) de Barcelona, y una de los 31 científicos convocados por el IARC para revisar las últimas investigaciones sobre el tema, que han llevado a la redacción del comunicado de la OMS mencionado, puntualiza: “Hemos concluido que hay varios estudios que indican que hay un riesgo posible. El siguiente paso será que la OMS en Ginebra evalúe información sobre otras patologías, y entonces, agencias nacionales e internacionales valorarán si hay que tomar medidas”. Es decir, cuanto más se retrasen las decisiones, mejor para la industria de la telefonía, aunque mientras tanto muera gente por ello; como ellos nunca serán los responsables de nada…; y siempre, claro está, cuando lo diga primero la OMS, que como ha demostrado tantas veces, se mueve por interés exclusivamente altruista, por ejemplo con la gestión de la pandemia de la gripe A que salvó a la Humanidad…

La catalogación en 2B indica que el efecto no está probado, y que si lo hay, será pequeño. Francisco Vargas, epidemiólogo del Comité Científico Asesor de Radiofrecuencias y Salud (CCARS), asegura: “Esta clasificación contenta a todos, pero yo creo que crea alarma sin tener evidencia científica”. También se creó alarma con la gripe A y no se decía, porque interesaba vender vacunas; y ahora no interesa la alarma porque se puede dejar de utilizar tanto el teléfono móvil, y hay muchos intereses económicos de por medio.

Se sabe que los teléfonos móviles causan efectos por calentamiento de los tejidos expuestos, principio por el cual se legislan ahora sus emisiones. Según Ricardo Díez, neurocirujano de la Clínica Universitaria de Navarra: “Se sabe por la experiencia en laboratorio que la exposición prolongada del teléfono en una zona altera sus células. Y estas alteraciones, a la larga, podrían dar lugar a tumores”. Es decir, que se saben ya muchas cosas sobre los efectos perniciosos que pueden causar los móviles, pero de ninguno de ellos se informa en los prospectos de utilización de los mismos, o se regalan auriculares para que no nos pongamos el móvil pegado a la oreja.

Y hay más. Un estudio israelí publicado en 2008 concluye: “Usar el teléfono móvil durante más de 10 años duplica el riesgo de ser diagnosticado de un tumor de glándula parótida”. Y el estudio Interphone, uno de los mayores, aunque muy conservador, por no decir tendencioso en favor de las multinacionales de telefonía que seguramente lo financian, detectó que en pacientes con más uso y durante más años tenían tendencia a padecer tumores en la zona de la oreja, y eso, cuando el uso entonces era mucho menor (estamos hablando de hace más de 10 años). Seguramente, muchos de nosotros querríamos conocer todos estos datos a la hora de decidir si comprarnos o no un móvil.

El caso es que a los dos días de conocerse la noticia ya no se volvió a hablar del tema. Estoy convencido de que muchísima gente ni se ha enterado. Y es que es muy fácil para las multinacionales de telefonía silenciar este tipo de noticias y evitar que se produzcan debates que les puedan perjudicar su cuenta de resultados; con amenazar a los MIM que les van a quitar la publicidad, su única fuente de ingresos y tan dañada por la recesión; si les quitas entre el 10 y el 20% de sus ingresos por publicidad, no les quedará otra que cerrar el chiringuito, así que mejor callar y tragar, y aquí no ha pasado nada. Está todo tan manipulado que me dan ganas de vomitar; y todavía se siguen llamando periodistas, y algunos se siguen creyendo independientes. Y, ¿a cuántos de ellos no se les habrá muerto algún familiar o algún buen amigo de cáncer? Pero, ¿qué cojones nos está pasando?

TZI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a MALDITOS MANIPULADORES

  1. melarrakis dijo:

    No sólo con amenazas de quitar la publicidad se puede acoquinar a los medios, hay en marcha otra campaña del PSOE para recortar los ingresos de los MIM para tenerlos más en sus manos y en las de las subvenciones. Y colaboran algunos ineptos regionalistas navarros, no se sabe si a sabiendas o por tontos de baba.
    http://cronicasmurchantecity.wordpress.com/2011/06/19/upn-las-putas-y-el-maldito-viejo-%E2%80%9Cnuevo-orden%E2%80%9D/
    http://cronicasmurchantecity.wordpress.com/2011/06/19/upn-las-putas-y-el-maldito-viejo-“nuevo-orden”

    • hasenroniz dijo:

      También con las subvenciones, cierto, pero gran parte de la publicidad institucional actual no deja de ser eso, mera subvención y si no, fíjate en sus m ensajes y dime qué aportan, a quién van dirigidos, qué sentido tienen…, son meras herramientas al servicio de los intereses del Gobierno, que se gasta nuestro dinero para decirnos continuamente que nos pongamos el casco cuando vayamos en moto y el cinturón cuando vayamos en coche, como si no lo supiera ya todo el mundo; no sé para qué están las autoescuelas o si esas cosas ya no se enseñan allí, pero estoy más que harto de que derrochen mi dinero en campañas estúpidas y carísimas cuyo público objetivo es mínimo y que no dicen absolutamente nada; es vergonzoso y alguien debería denunciarlo en estos tiempos de recesión donde tanta gente lo está pasando fatal, se queda sin su casa, no tienen ni para comer,… y estos tíos diciendo que 2011 es el Año Mundial del Alzheimer, ¿y qué? ¿Hace falta gastarse un dineral para decirnos solamente eso? Patético.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s