BIOLOGÍA DIGITAL

El descubridor de la “memoria del agua”, el francés Jacques Benveniste, estableció las bases de lo que llamó ‘Biología Digital’, que, básicamente viene a decir que las moléculas de las sustancias vivas tienen un determinado espectro de frecuencias que pueden grabarse digitalmente con un ordenador, para después ser reproducidas o enviadas por la Red a cualquier lugar del mundo. Es decir, se puede transmitir esa información a otra agua distinta y lograr que ésta actúe como si la sustancia cuya frecuencia ha recibido se encontrara físicamente en ella.

Con esta premisa y teniendo en cuenta las últimas investigaciones del premio Nobel Luc Montagnier se pueden inferir dos ideas básicas:

  • Si el ADN de virus y bacterias es capaz de transmitir al agua su “huella electromagnética”, lo lógico es que ocurra lo mismo con cualquier otra entidad viva.
  • Si esa huella electromagnética puede transmitirse entre recipientes separados físicamente, debe ser posible también mediante la emisión de radiofrecuencias actuar sobre el agua interna de cualquier ser vivo, incluidos los humanos, tanto positiva (curar enfermedades) como negativamente (transmitiéndolas artificialmente a propósito).

La doctora mexicana Esther del Río descubrió que nuestra agua interna está, en realidad, compuesta de cristales líquidos en forma de ‘clatratos’, que permiten que la luz viaje a velocidades increíbles por el organismo transmitiendo información. Y así, la pérdida de agua es una de las principales causas de enfermedad, y su simple restitución permite muchas veces recuperar la salud.

Al poseer el agua las propiedades de los líquidos y, a la vez, las de los cristales ópticos, y, por ello, ser capaz de “guardar información”, se puede afirmar que nuestra agua interna tiene “memoria”. Así que nuestro organismo sería como un gran ordenador cuya agua le permite intercambiar información en millonésimas de segundo.

Luc Montagnier ha dicho: “En cuanto a la ‘memoria del agua’ puede ser también un fenómeno de comunicación utilizado por las bacterias y los virus a través de las ondas. Estamos abriendo un nuevo campo de investigación en la encrucijada de la Física y la Biología (…) De hecho, podemos explorar la idea de Benveniste de que las moléculas se comunican entre sí por ondas, un poco como nosotros lo hacemos por teléfono. He creado por ello con algunos colegas ‘Nanectis’, una empresa de biotecnología que se centrará en la detección preventiva de huellas virales y bacterianas en medios acuosos”.

La empresa mencionada por Montagnier, Nanectis Biotechnology, se desarrolló a partir de ‘Digibio’, compañía especializada en la detección de señales electromagnéticas de moléculas específicas que fue creada por el propio Benveniste para desarrollar sus investigaciones.

Benveniste era un científico reputado hasta que en junio de 1988 publicó en ‘Nature’ un artículo sobre la “memoria del agua”. En él afirmaba que “la información específica de una sustancia se transmite en el proceso de agitado de la disolución al agua” El descubrimiento fue casual; cuando seguían diluyendo, el efecto de la sustancia original reaparecía, aunque no quedase casi nada de esa sustancia original en la dilución.

Solo los partidarios de la Homeopatía dieron valor a su trabajo, ya que entendían que apoyaba y explicaba la base de los productos homeopáticos. Pero, Benveniste afirmaba: “Yo no soy un médico alternativo sino un médico muy clásico. Pero, se me acusó de apoyar a la Homeopatía. Los médicos convencionales se sienten muy molestos cuando usted hace algo que parece validar la Homeopatía. Sin embargo, mis experimentos muestran irrefutablemente que, incluso cuando un compuesto está muy diluido, puede aún volver a la actividad. Así que, en esencia, es cierto que mis experimentos pueden dar explicación científica a porqué funciona la Homeopatía”.

A partir de estudios en altas diluciones, los trabajos de Benveniste evolucionaron hacia la transmisión electrónica de señales moleculares y, a continuación, hacia la digitalización de esas señales. Le interesaba más esa capacidad del agua para transmitir las señales moleculares, que sus propiedades de almacenamiento o memorización. Se salió de su campo de la Biología, para explorar el de la Física.

En 1997, Benveniste publicó un artículo en el que afirmaba que los efectos de la memoria del agua ¡puede transmitirse a través de las líneas del teléfono! Y en 2000 publicó otro sobre la transmisión de información en otros soportes líquidos.

Según Benveniste, “podemos grabar la actividad presente en una sustancia diluida en el agua en un equipo y luego pasar la grabación a agua no tratada. Y el agua tratada por ordenador tendrá el mismo efecto que el agua que fue tratada con una sustancia real y diluida”. Afirmó que era posible transmitir dichas señales en soportes digitales o a través de Internet sin que llegaran a perder sus efectos sobre los sistemas biológicos, aunque siempre prefirió no hablar de ‘frecuencias’.

Así lo explicaba Benveniste: “No nos gusta utilizar la palabra ‘frecuencia’ porque eso implicaría que sabemos qué frecuencia es. De hecho, es exactamente lo mismo que cuando usted graba algo en su ordenador (una canción o una voz) y luego lo reproduce. Su oído vibra de la misma manera en que lo haría si estuviera en la sala escuchando el sonido original. El oído se deja engañar por la grabación. El oído reacciona como si el cantante estuviese cantando en vivo. Usted no conoce las frecuencias involucradas, solo sabe que la voz que sale del altavoz suena exactamente como sonaría si el cantante estuviese en la habitación. Bueno, pues de la misma manera puede usted registrar el espectro de frecuencias de una sustancia. Para ello, utilizamos la tarjeta de sonido del altavoz y la conectamos a una bobina de cobre. Los espectros de frecuencia están siempre dentro de la gama de audio de 20 a 20.000 ciclos por segundo. Lo importante es que hemos resuelto uno de los misterios de la Biología clásica. La frase ‘señal molecular’ es una de las referencias más utilizadas en Biología, lo que ocurre es que nadie ha contestado o se ha preguntado cuál es la naturaleza física de esa señal. Y nosotros hemos descubierto que la señal molecular oscila al menos entre 20 y 20.000 Hz; lo cual tiene sentido ya que sólo una baja frecuencia puede transmitirse a través del agua”.

Una de las agencias del Departamento de Defensa de Estados Unidos, el DARPA (Defense Advance Research Projects Agency), trató de replicar de forma independiente los fundamentos de la Biología Digital de Benveniste. Trataron de confirmar si la emisión de señales digitalizadas podía actuar sobre inhibidores de la trombina en el nivel de coagulación del fibrinógeno. Según ellos, el resultado fue negativo, pero con los militares ya se sabe… Quizás ya estén probando una nueva tecnología basada en la Biología Digital para inducir enfermedaddes como la famosa E. coli de Alemania.

TZI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Biología y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a BIOLOGÍA DIGITAL

  1. varín dijo:

    Pero qué interesante,
    y qué bueno Amigo,

    lo he dejado por aquí, porque me parece que a les investigadores les puede ir bien su lectura, ellos harán el resto

    Abrazos

  2. Pingback: Regalitos… para amiguitos | sombrasbaul

  3. melarrakis dijo:

    gracias como siempre, Maestro Hasenroniz, ¡¡¡¡que circule la información!!!! Ésto sí que es el buen TIQUI-TACA

  4. Pingback: el salto mortal del pensamiento a lo inconcebible o… « conocimiento y libre albedrío

  5. Pingback: el verano de kikujiro « conocimiento y libre albedrío

  6. Miguel dijo:

    Hola Hasenroniz
    Es la primera ves que escribo en tu sitio.
    Mi nombre es Miguel, y son 52 las veces que vi el día de mi nacimiento, vivo en la Patagonia Argentina.
    Resulta muy clara tu comunicación -escrita -, es amena y fundamentalmente te pone a razonar en “frecuencia de búsqueda”, es así como yo defino a ese estado, ese que te pone en movimiento y te ayuda a ver con sencillez los acontecimiento de la realidad – que siempre estuvieron antes nuestros ojos- .
    Leyendo la entrada sobre Biotecnolgía – digital – es muy interesante toda esa área de estudio, en realidad todo lo relacionado con lo “nano” y el Agua, lo es, seguro que por esta línea de investigación llegarán resultados muy significativos.
    En algún punto se refiere a la “frecuencia” de transmisión electrónica de señales moleculares, en relación a esto te aporto algo, es algo extenso, tómalo cómo un aporte en la búsqueda hacia la verdad, la que libera, no obstante compartirlo en tu espacio creo que deberíamos seguir indagando y/o ampliando con distintos materiales relacionados, y así generar una línea de información confiable, que se merecen nuestros amigos.

    Muchas Gracias!!
    Un Abrazo
    M.

    Texto:
    Joseph Goebels creó un decreto universal en 1939 por el cuál se instaba a todo el mundo a afinar el LA musical a 440 Hertzios, en lugar de a 432 Hz, frecuencia a la que se afinaba toda la música hasta el momento. Desde 1939 hasta hoy en día se ha entonado a esa frecuencia.
    Esto provoca en la gente pensar y sentir de una manera determinada y se la mantiene sumida en un desorden interno. En 1953 el decreto de Goebels fue aprobado por parte de la Organización Internacional de Normalización (ISO).
    Esto ocurrió a pesar de los esfuerzos de un gran número de músicos franceses que apoyados por el Conservatorio de París, organizaron un referéndum para preservar el LA afinado a 432 Hz.
    El LA afinado a 432hz ha estado oculto al mundo por ser el punto de balance sónico de la naturaleza.
    “432 Hz vibra en los principios de la media de oro PHI y unifica las propiedades de la luz, tiempo, espacio, materia, gravedad y el magnetismo con la biología, el código del ADN y la conciencia.
    La afinación natural a 432 Hz tiene efectos profundos en la consciencia y también en el nivel celular de nuestro cuerpo.
    “Por la re-sintonización de instrumentos musicales y el uso de la afinación de concierto a 432 hertzios en vez de 440 hertzios, tus átomos y el ADN empiezan a resonar en armonía con la espiral de PHI de la Naturaleza.” (Brian T. Collins)
    Toda la música que escuchamos en este momento, genera una frecuencia inarmónica con el planeta y con el organismo humano.
    Una nota hace 12 armónicos, porque pone en resonancia las 12 notas de la escala musical (con medios tonos y sostenidos).
    Las notas hacen 12 armónicos, cuando se toca una nota afinada a un LA afinado a 432 Hz. Cuando uno toca en un LA afinado a 440 Hz, sólo se hacen 8 armónicos. La música afinada a 440 Hz es música muy pobre.
    La frecuencia del planeta Tierra es de 8 Hz. Las ondas alfa, la frecuencia del cerebro en estado de relajación profunda, son ondas a 8 Hz. Afinar a 440, hace que la base no sea 8, sino 8’25, lo cual significa que los armónicos que generan no son armónicos con el planeta.
    El Ser Humano funciona en un rango de frecuencia que va de 16 a 32 Hertzios, lo que equivale en la escala musical, del do al do, o sea, una octava.
    Afinar a 440 Hz tampoco es armónico con la frecuencia del Ser Humano porque la base es 16,5. La primera alteración física que podemos notar cuándo llevamos un rato escuchando música, es cansancio, fatiga, ganas de no hacer nada, y esto sucede porque los armónicos de la música no encajan con la frecuencia vibratoria del ser humano.
    La frecuencia en la que nos mete la música afinada a 440 Hz nos hace sentir inseguridad, miedo, angustia y desorden interno.
    Durante muchos años ha interesado que la Humanidad esté sumida en la oscuridad.
    Si la música no está en armonía con el planeta, no está en armonía con el Ser humano y cómo consecuencia se producen alteraciones en ambos.
    Para evitar que esto continúe sucediendo, deberíamos afinar la música a 432 Hz. Y podemos hacerlo pasando toda nuestra música al ordenador, y utilizar un programa que permita bajar la frecuencia. Las interpretaciones sonarán un poco más lentas, pero es casi imperceptible.
    Hay programas de ordenador que sirven para manejar, editar y grabar música. Por ejemplo el de Mac, Garage Band.
    Esta música después se debe pasar a DVD en lugar de en CD, porque los CD’s no tienen capacidad de manejar 12 armónicos, sólo manejan 8 armónicos, y no serviría de nada porque estaríamos recortando 4 armónicos.
    La música grabada en CD es cortante, dura, fría, en cambio grabada en DVD es más cálida porque permite grabar con los 12 armónicos.

    • hasenroniz dijo:

      Muy interesante tu aportación amigo. Está claro que hay que seguir indagando en el tema porque da mucho de sí; en ello me pongo, aunque no prometo nada, porque prefier tener buenos datos y contrastarlos antes de escribir nada.
      Bienvenido a mi blog y gracias.

  7. BERTHA dijo:

    Muy,muy interesante tu post de hoy Hasenroniz. Y la aportación de Miguel, ni te cuento. Yo conocía algo a través de Solffagio, me quedé alucinada cuando recibí la explicación sobre la música gregoriana. Os voy a dejar un enlace (bueno no sé si lo haré bien) sino repito mensaje.
    Abrazosss.

  8. Bertha dijo:

    Jolines, ya sabía que a la 1ª ni pá tras. Ahorita va :
    http://www.brainwavelaboratories.com/2010/01/frecuencias-sagradas-solfeggio.html
    Ah¡ y es solfaggio.
    Bssss Bertha

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s