MENTIRAS FASTUOSAS

En los diálogos de la ‘República’ de Platón, los participantes son descritos como “amantes de la sabiduría”, completamente entregados a la verdad. Sin embargo, hacia la mitad del Libro Segundo, Sócrates abandona súbita e inexplicablemente un previsto rechazo de falsedades, y comienza a defender la deshonestidad como un instrumento útil y necesario de la política pública.

Afirma que los gobernantes de la comunidad ideal pueden recurrir legítimamente a la mentira cuando esta se acomode a sus intenciones políticas. La mentira, dice, “es útil en ciertos casos”, como cuando se trata con enemigos o en las narraciones de la mitología: “como desconocemos la verdad sobre los tiempos antiguos, hagamos la mentira y la verdad tan parecidas entre sí como podamos y tengamos ambas en cuen ta”. Qué bien han seguido estos preceptos platónicos todas las elites gobernantes…

De lo que se trata es de inventar un mito, una falsedad políticamente útil, y esto nos lo muestra Platón en el pasaje que contiene el conocido “mito de los metales”:

SÓCRATES: ¿Cómo podemos entonces fraguar una de esas falsedades imprescindibles de las que acabamos de hablar, una fastuosa mentira, que a ser posible engañe a los actuales gobernantes y en cualquier caso el resto de la ciudad?

GLAUCON: ¿Qué clase de mentira?

SÓCRATES: Nada nuevo, solamente un viejo cuento fenicio sobre algo que ha ocurrido frecuentemente con anterioridad en otros lugares (como dicen los poetas, engañando al mundo), pero no es nuestra época; no sé si un hecho tal podría suceder de nuevo, ni si pudiera probarse si así fuera.

GLAUCON: ¡Cuán parecen dudar las palabras en tus labios!

SÓCRATES: No te maravillarás de mis dudas cuando hayas oído.

GLAUCON: Habla sin temor.

SÓCRATES: Hablaré, pues, aunque realmente no sé cómo podré mirarte a la cara mientras lo hago ni qué palabras proferiré para dar forma a tan audaz invento, que propongo comunicar gradualmente, primero a los gobernantes, a los soldados luego y, por último, al pueblo. Oirán que su juventud fue un sueño, que la educación y las enseñanzas que recibieron de nosotros, tan sólo eran apariencia; en realidad, durante todo ese tiempo estaban siendo formados y alimentados en el seno de la tierra, donde habían sido fabricados; cuando estuvieron completos, la tierra, su madre, los alumbró; y así, siendo paridos y atendidos por su patria, están obligados a mirar por su bien y a defenderla de los ataques…

GLAUCON: Gran razón tenías en avergonzarte de la mentira que vas a contar.

SÓCRATES: Cierto, pero hay aún más; tan sólo has oído la mitad. “Ciudadanos”, les diremos, “sois hermanos, y sin embargo Dios os ha hecho diferentes. Algunos de vosotros tenéis el poder de mandar: en la composición de éstos hay mezclado oro, y son, por tanto, quienes merecen mayor honor; a otros los han hecho con plata para que sean soldados y en los ganaderos y artesanos se ha empleado bronce y hierro. Cada una de estas clases se continuará por lo general en los hijos respectivos, pero como todos somos del mismo origen, unos padres de la primera clase podrán engendrar un hijo que pertenezca a la segunda o al revés. Y Dios exige a los gobernantes que el primer principio que han de tener en cuenta, lo que han de poner el mayor cuidado en preservar es… la pureza de la raza. Observarán los elementos que se mezclan en su progenie, porque si el hijo de padres aúreos o argentíferos tiene mixtura de bronce y hierro, la naturaleza ordena entonces una trasposición de rangos… porque dice el oráculo que, cuando el Estado está a cargo de un hombre de hierro o bronce, aquél será destruido”. Tal es la historia. ¿Hay alguna posibilidad de hacérsela creer a nuestros ciudadanos?

GLAUCON: No en la presente generación, pero sus hijos la creerán, y los hijos de sus hijos, y la posteridad tras ellos.

La “fastuosa mentira” de Platón es, en primer lugar, un intento de justificar la estratificación social haciéndola aparecer como algo dictado por la naturaleza humana, no por el poder arbitrario de la clase dominante. Platón afirma que el modo ideal de organización social, los determinantes innatos de la naturaleza humana y las condiciones reales de la existencia social son tres aspectos diferentes de la misma cosa.

Para justificar la estratificación social, Platón dispone las cosas para que se corresponda con una designación innata y “natural”, lo que literalmente le obliga a mentir. En resumen, si se inventó un cierto conjunto de ideas sobre la naturaleza humana no fue por otra razón que por justificar unas condiciones sociales que no podían ser justificadas en o por sí mismas. En este caso, las condiciones eran de tipo jerárquico y estaban marcadas por una forma de estratificación social que literalmente colocaba a ciertas personas en posición de controlar la conducta de otras.

Pero, el problema de justificar estructuras sociales jerárquicas no ha desaparecido en épocas subsiguientes: las diferencias de poder y de status social siguen con nosotros, y ciertas personas ostentan aún el poder de controlar a otras.

Se siguen utilizando falsedades del tipo de la innata desigualdad humana, como hacía Platón, para revestir a lo ‘que es’ con los ropajes de lo que ‘debe ser’.

Cuántas “mentiras fastuosas” se siguen empleando para justificar guerras (siempre injustificables), intervencion es del Estado en la vida privada de las personas, el aborto y la eutanasia indiscriminados, las vacunaciones a bebés indefensos, la medicación a personas sanas hasta convertirlas en enfermos crónicos, e infinidad de cosas más que ahora no me vienen a la cabeza, menos mal, para no resultar pesado…

TZI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Filosofía y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a MENTIRAS FASTUOSAS

  1. melarrakis dijo:

    Discrepo, por fin, del Maestro Hasenroniz. Unos padres.auríferos o argentíferos pueden dar lugar a hijos de hierro o bronce, que el filósofo no desea ver en el gobierno. De ihual manera un hijo aurífero de padres agricultores puede ybdebe gobernar. Sí hay por lo tanto mogilidad social. Sin embargo el enemigo Rubalcaba con su LOGSE, porque la creó él y no Maravall, ha conseguido que de hijos de padres maestros o tenderos sólo se puedan conseguir parados o como mucho reponedores del Carrefour. Sin embargo nuestros ilustres dirigentes como Montilla no sumergen en catalán a sus queridos hijitos sino que los envían a caros colegios donde aprenden idiomas, inglés o alemán, dejando la inmersión en catalán para los hijos de los pobres. Así nunca saldrán del pozo

    • hasenroniz dijo:

      Por fin, discrepas… Sin embargo, ten en cuenta que una cosa es quien gobierna poniendo su rostro, y otra bien diferente es quien realmente gobierna en la sombra, aunque sea conocido, pertenciente a la elite, yo creo que fundamentalmente endogámica, a la que como mucho intentan imitar sus marionetas (Rubalcaba, ZP, Montilla, etc.), pero que nunca llegarán a ser auríferos. De todas formas, gracias también por discrepar, hijo de aúreos…

  2. varín dijo:

    A mi me ha parecido Genial

    [ siento, pasar así de rápido, Perdón ]

    Abrazos Hermanos

  3. Miguel dijo:

    Amigo Hasenroniz
    Las siguen empleando, un amargo y duro titulo:
    Los Hibakusha

    Este término proviene de una combinación de la forma pasiva de baku “bombardear” y de sha, persona. El resultado es “hibakusha”, persona bombardeada.
    Y los que sobre-vivieron, hoy, 66 años con el temor constante de una muerte prematura, explosión, olvido medíatico y una solapada radiación que la salud contamina.

    Relato de un sobre-viviente:
    ….”En la mañana del 6 de agosto, cuando yo estaba pensando en lo que iba a hacer ese día, mi madre me pidió que le entregara algunas miso (pasta de soja) a mi hermana,…

    Podría haberlo escrito cualquiera de nosotros !!

    Un Gran Abrazo
    M.

    P.D.:
    El 6 de agosto de 1945, a las 8:15 de la mañana, la bomba lanzada por el Enola Gay estalló a una altura de 580 metros sobre el centro de Hiroshima y mató a unas 70.000 personas al instante. La onda expansiva, a unos 6.000 grados de temperatura, no dejó un edificio en pie y carbonizó los árboles a 120 kilómetros de distancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s