BIOLOGÍA CUÁNTICA

Según las teorías genéticas ortodoxas que imperan en la actualidad, nosotros no elegimos nuestros genes, sino que son ellos quienes controlan la vida. Nosotros carecemos de ese control y, por tanto, somos unas víctimas. Es decir, que si hay casos de cáncer o de diabetes en nuestra familia, nosotros no podemos hacer nada; tendremos más probabilidades de que nos toque. Nos podremos considerar una víctima que no puede cuidar de sí misma, que necesita que otros le cuiden. Y son las empresas farmacéuticas las que dicen que van a curarme y pagamos mucho dinero por ello.

Sí que es verdad que la medicina hace milagros, pero solo en traumatología, si tengo un accidente, o si me hace falta un trasplante de corazón o de hígado, o me he roto una pierna; ahí sí es efectiva la medicina. Pero, si preguntas a un médico cómo funciona el cáncer, la diabetes, la artritis… cómo funciona la enfermedad en general, no lo sabe. Conoce la práctica, pero no tiene respuestas.

Nos dan medicamentos para la enfermedad, pero esto causa muchos problemas en nuestro cuerpo. Porque la medicina basada en la farmacología no entiende cómo está interrelacionada toda la bioquímica del organismo. Simplemente, meten la sustancia química en el cuerpo, pero las relaciones dentro del organismo humano son muy complejas. Cuando tomo una pastilla química y la introduzco en mi cuerpo, no solo afecta a aquel lugar donde tengo el problema, sino que afecta a muchas otras cosas a la vez. Son los llamados “efectos secundarios”. Pero, en realidad, no son secundarios sino directos. No entienden que el efecto de las drogas no solo crea un efecto sino múltiples efectos. Según las estadísticas en EE.UU., ¡los fármacos matan allí a más de 300.000 personas cada año! Y esas personas son muchas más que las que mueren por tomar drogas ilegales, con la gran diferencia además que las primeras piensan que van a curarse. Hay algo que no funciona en la ciencia médica, porque están matando mucha más gente de la que están ayudando. No saben cómo funciona el cuerpo ni las células.

Así pues, un gran error en la medicina moderna es la creencia de que los genes controlan la vida. Dicen que se encienden y se apagan, como las bombillas. Pero, los genes son más bien como el plano de un arquitecto, un plano para crear las proteínas del cuerpo. Las proteínas nos dan nuestra estructura y nuestro comportamiento. Los genes no controlan la vida, son como un dibujo. Si le preguntamos a un arquitecto si su dibujo está encendido o apagado, nos dirá que estamos locos. Y eso ocurre con los genes. Una vez que tienes los planos, necesitas un contratista para hacer la casa. Ahora sabemos que el sistema nervioso y la mente son ese contratista.

En un experimento que hizo Bruce H. Lipton, investigador celular de prestigio, en los años 60, puso una célula madre en una placa petri y, como cada diez horas se divide en dos, al cabo de dos semanas, tenía miles de células, todas idénticas. Luego cogió algunas de ellas, las colocó en otra placa y cambió el entorno celular. Cambió la química en esa placa y ahí formaron músculo. Después, cogió otras células de la primera placa y las puso en un entorno diferente, y se formó hueso, y otras se convirtieron en grasa al volver a cambiar el entorno. La pregunta parece, pues, muy sencilla: ¿qué controla el destino de las células? Todas eran idénticas, lo único que era diferente era el entorno.

Si se cogen células sanas y se colocan en un entorno nocivo, las células enferman y mueren. Y si les cambias el entorno nocivo y las colocas en uno sano y saludablde, las células sanan. Es decir, que el destino de las células refleja lo que está ocurriendo en el entorno. Si cambias el entorno, entonces cambiarás el destino. Eso de que los genes son los que controlan la vida es un cuento. Es el entorno el que la controla.

El ser humano es una comunidad de 500 billones de células, por tanto, la célula es el ser viviente y la persona es una comunidad. El hombre es una placa petri cubierta de piel. El entorno celular para nosotros es la sangre, por ello la composición de la sangre cambia el destino de la célula.

La química de la sangre la controla el sistema nervioso. La célula y el ser humano son la misma cosa. Por ello, si ponemos al ser humano en un entorno nocivo, igual que la célula, también enferma. Si se le traslada a un entorno sano, entonces sana. La medicina culpa a las células por la enfermedad y trata de cambiar la química de las células, pero ese no es el problema, el problema es el entorno. Y si cambias a la persona de entorno, sin medicamentos, el cerebro cambia la química. El cerebro de la célula y el de la persona leen y entienden el entorno. Pero, hay una diferencia: la mente interpreta. Y así, puede suceder que estemos en un entorno muy sano, pero si la mente lo lee como un entorno negativo o malo, crea una química que hará a mi cuerpo enfermar. La diferencia entre la célula y el ser humano es que éste tiene una mente que hace una interpretación y la célula lee el entorno directamente.

Si metes un ‘programa con errores’ en la mente, entonces la química que genera no está en armonía con la vida. Y esto nos sirve para entender cómo funciona un placebo. Cambio mi creencia y pienso que esto me va a sanar, tomo una píldora porque creo que esto me va a traer salud, y me mejora y me sana, pero la píldora podría ser de azúcar, en realidad no ha hecho nada, han sido mis creencias. Y a eso lo llamamos pensamientos positivos y efecto placebo.

Las hormonas del estrés producen dos efectos. El primero es frenar el crecimiento del cuerpo. Cada día millones de células mueren y hay que ir produciendo nuevas. Por ejemplo, cada tres días, el sistema digestivo renueva sus células, pero si se interfiere con ese crecimiento, entonces el cuerpo no puede estar sano porque está perdiendo demasiadas células al día. Por eso, la quimioterapia hace que se caiga el pelo y crea problemas de digestión, porque mata todas las células, no solo las del cáncer.

El segundo efecto de las hormonas del estrés es que se cierra todo aquello que emplea energía, y el sistema inmunitario emplea muchísima energía: cuando uno está enfermo se siente muy cansado porque la energía la está usando el sistema inmunitario. Las hormonas del estrés apagan el sistema inmunitario, incluso la medicina usa este efecto en algunas ocasiones, por ejemplo, en un trasplante de corazón. En estos casos, los médicos dan hormonas del estrés para impedir que funcione el sistema inmunitario y el órgano trasplantado sea rechazado.

Cuando la persona está bajo estrés deja de haber crecimiento y se apaga el sistema inmunitario. De esta forma, virus nocivos pueden atacar fácilmente. Cuando estás bajo mucho estrés, te enfermas. Si tomamos una muestra de sangre de cada persona, descubrimos que todos tenemos células cancerígenas. Las tenemos siempre, pero si funciona correctamente el sistema inmunitario, no pueden crecer. Una vez que se apaga el sistema inmunitario, proliferan. Es como el catarro: no tienes que coiger el virus, ya lo tienes dentro. Son organismos oportunistas que están a la espera de las condiciones adecuadas para desarrollarse. El 90% de la gente que va al médico es debido al estrés.

La medicina está basada en la física de Newton. No reconoce la energía, esa parte invisible, las señales electromagnéticas. Pero, a principios del siglo XX, apareció la física cuántica, que dice que todo es energía, lo que podemos ver y también lo invisible. La ciencia más reciente indica que el cuerpo responde a la física cuántica, no a la newtoniana. La medicina dice que quiere cambiar la química del organismo con drogas y la nueva medicina dice que hay que cambiar la energía.

La mente es energía. Cuando piensas, transmites energía, y los pensamientos son más poderosos que la química. Así que esto es peor para las empresas farmacéuticas porque no lo pueden vender. Por tanto, no les interesa una conexión entre la mnente y el cuerpo. Es cierto que las propias creencias se convierten en un campo energético, una transmisión, y esta se transforma en una señal que es capaz de cambiar el organismo. Y así es como funcionaba la sanación antes del desarrollo de la medicina. La gente sanaba con los chamanes, con las manos… pero eso no puede vender y, por eso, la medicina no quiere ir por ese camino.

La medicina lo conoce, pero no habla de ello. Sabe que el pensamiento positivo, el placebo, puede sanar, y también que el pensamiento negativo puede matar. Uno se llama placebo y el otro nocebo. En realidad, no es que sea positivo o negativo, es la manera de pensar. Si el médico te dice que tienes cáncer, aunque no tengas cáncer, si lo crees, crearás la química que generará cáncer. Por tanto, el problema no es tanto el entorno real sino el que tú interpretas.

La información del subconsciente se recibe en los primeros seis años de vida. Eso que aprendiste en esos años se convierte en el conocimiento fundamental de tu vida. Hay muchos estudios que demuestran que las enfermedades que tenemos de adultos, como el cáncer, tienen que ver con la programación y el entorno que vivimos en los primeros seis años de vida.

Está demostrado que si un niño adoptado vive en su familia casos de cáncer, en su madurez puede padecer cáncer aunque su genética sea diferente. Si te enseñaron a maltratar tu cuerpo con ‘mala información’, destruirás tu cuerpo, cuyo conductor es la mente. El futuro es una mejor educación para los niños, incluso en la etapa prenatal.

Los comportamientos que vienen del subconsciente no los percibes y pueden estar haciéndote daño. Quizás te sientes enfermo y echas la culpa a otra cosa. Es tu propio comportamiento el que te lleva ahí, pero no te das cuenta. Al cambiar estos ‘programas erróneos’ en el subconsciente, puedes recrear toda tu vida. Hay varias maneras de hacerlo. Se piensa que, cuando la mente consciente registra algo, la subconsciente también filtra esa información, pero no es así. La mente consciente es creativa y la subconsciente trata de todos los hábitos. Si le enseñas al subconsciente algo diferente, se lo enseñas también a la consciente, pero no al revés. Por ello, la manera de reprogramar es repetir y repetir hasta que se crea un hábito. Los pensamientos positivos, el conocimiento… solo funcionan el 5% del tiempo, pero el 95% son los hábitos que tengo desde mi niñez. Y esa es la razón por la que los pensamientos positivos no son suficientes. Todo sigue igual hasta que no cambias el subconsciente y creas un hábito.

Dedicado al gran amigo melarrakis y su familia, que están pasando unos momentos muy malos; enviémosles mucha energía positiva, mucho ánimo y mucho amor.

¿Por qué la duplicidad de tener un espíritu y un cuerpo? Solo con la parte espiritual, ¿cómo vivir una puesta de sol? ¿Qué se siente cuando se está enamorado? Todas esas sensaciones vienen de las células del cuerpo, que puede oler, sentir, tener experiencias. Recoge todo esto, lo transmite al cerebro. Se convierte en vibraciones y lo transmite a la fuente del ser. Si se muere mi cuerpo, mi fuente de ser y mi espíritu tienen la memoria hasta que tenga otro cuerpo. La lección más importante es que estar vivo es un regalo, una alegría por todo lo que podemos sentir. Cuando hagamos eso, todo el mundo estará sano.

TZI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a BIOLOGÍA CUÁNTICA

  1. Miguel dijo:

    Amigo Hasenroniz

    Excelente !!, perfecta síntesis, nada que agregar.
    Cuánta razón tienes respecto a los tratamientos médicos.
    Medicina basada en la evidencia ??. Cuándo la evidencia la escriben los contratados por la industria de los fármacos. Y si los galenos que prescriben sus medicinas – fármacos – reciben bonos, la mayoría son viajes pagos a determinados congresos en algún lugar del mundo, lo que se conoce como “oncotour”, sin palabras.
    Para leerlo todos los día, en especial aquellos muy malos. Lo pondré en un cuadro.
    Le envío mi energía para melarrakis y su familia. Que todo es posible, por mas que nos parezca lo contrario.

    Un abrazo
    M.

  2. melarrakis dijo:

    Eres el mejor del mundo mundial. Y lo sabes. Pero yo lo grito al mundo….

  3. dominique dijo:

    Muy interesante y claro. Cada organismo reacciona de forma diferente con los mismos tratamientos y los enfermos con ganas de vivir tienen más oportunidades de vencer su dolencia o al menos de tener una cierta calidad de vida.La energía positiva es la medicina más eficaz y cuando el paciente se llena de ella gracias a su entorno el resultado suele ser mejor, por eso es conveniente que el enfermo esté en su casa.No existen los milagros pero en casos desesperados se ven a veces hechos sorprendentes gracias a esta lucha por no dejar a sus seres, morirá si no hay remedio pero luchará hasta su último aliento, si por el contrario no quiere vivir morirá a corto plazo, la spiquis juega un papel primordial, allí está el libre albedrio.
    La medicina tradicional es amenudo muy dañina para los pacientes, arregla una parte y desarregla otra produciendo daños irreversibles, las mayoría de los enfermos que se han de medicar largo tiempo no mueren de su enfermedad sino de un fallo hepático o renal.
    Los plácebos en casos leves hacen milagros, una simple botella llena de líquido inocuo sirve de aliciente psicólogico con la consiguiente sanación, pero repito sólo en casos en que la enfermedad sea leve.
    Un abrazo y gracias.

  4. Bertha dijo:

    Nada que aportar que ya lo has puesto casi todo. Bueno si, una cosita. Abrazos entrañables para Melarrakis y ¡¡ forsa ¡¡ que dicen los catalanes. Seguro que sabrá sacar y aplicar todo lo que de Amor lleva en sí. Abrazos de PAZ Y ANIMO

  5. varín dijo:

    Qué buen artículo, Gracias,

    y Gracias también por ofrecernos la oportunidad de enviar amor, y energía libre para uso de de melarrakis y familia,
    a la que enviamos espirales verdes de salud y doradas de serenidad y paciencia, y

    Un fuerte abrazo sanador desde el corazón,

    Abrazos

  6. alonindark dijo:

    Sí, por ahí va la cosa.
    Aquí os dejo un video de Bruce Lipton para entender más facilmente sus descubrimientos.
    Salud y ondas de buenas energías para todos los que esten recuperandose y experimentando cambios para mejor siempre.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s