OPERACIÓN SAGA

‘Operación Saga’ es el nombre dado a la investigación policial realizada tras una denuncia presentada por la Asociación de Internautas y la Asociación de Usuarios de Internet contra la SGAE (Sociedad General de Autores y Editores) por apropiación indebida, posible estafa y desvío de fondos. Parece ser que se desviaba dinero a empresas paralelas por importe de unos 400 millones de euros de nada.

Todos recordaremos cómo la Guardia Civil registraba la sede de la SGAE y se llevaba detenidos a, entre otros, su entonces presidente del Consejo de Dirección, el tan odiado por los internautas, Eduardo ‘Teddy’ Bautista García, nacido en Las Palmas de Gran Canaria en 1939 (misma edad que mi padre, que hace unos años que se jubiló, pero el que está acostumbrado a robar, parece que no se jubila nunca).

La orden del registro y las detenciones fue dada por el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz después de una investigación a cargo de la Fiscalía Anticorrupción. El juez encontró indicios de “graves delitos” en empresas que habían facturado servicios a una de las sociedades de la SGAE, la Sociedad Digital de Autores y Editores (SDAE), de la que José Luis Rodríguez Neri era consejero y director general (también era alto cargo de la SGAE).

La trama empresarial paralela debió captar millones de euros de la SGAE, según el juez. Por ejemplo, una de esas empresas ‘parasitaria’, la sociedad Microgénesis, ingresó unos 26,4 millones procedentes de la SGAE entre 2003 y 2009. Y otras empresas derivadas de Microgénesis también obtenían ingresos de los servicios que le ofrecían; y estos servicios están puestos en duda que realmente se prestaran.

El juez cuestiona además “la viabilidad y el desarrollo alcanzado de los proyectos de carácter tecnológico por la SDAE, en particular el ‘proyecto Teseo’, así como los importantes fondos canalizados por esta sociedad para su desarrollo”. El ‘proyecto Teseo’ pretendía aplicar nuevas herramientas, como la llamada ‘solución Monitor’, que permite la grabación y gestión digital de las cadenas de televisión y de radios sometidas a control y que permite identificar automáticamente el uso de obras musicales en la publicidad. La SDAE inició su liquidación antes de la intervención judicial.

Las empresas privadas que cobraban por sus servicios a SDAE tenían su sede en edificios de su mismo cliente, algo que no aparece en el informe anual de la SGAE; el informe de las retribuciones se limita a los miembros del Consejo. Como Rodríguez Neri no lo es, en el resumen de las retribuciones de SDAE puede aparecer que ningún miembro del Consejo cobró retribución, excepto unas dietas que rondaban los 7.000 euros (así cualquiera se pone a dieta).

Las cuentas de la SDAE de 2009 certifican que el activo no corriente se ha reducido de 11 a 5 millones de euros, que los inmuebles están en venta y que sufre pérdidas de 95.000 euros. Además, recibió una subvención del Ministerio de Industria de 1,6 millones de euros (por los grandes servicios prestados a la sociedad en general, la socialista en particular) y dos créditos reembolsables por un total de 2,6 millones de euros.

Parece ser que el principal protagonista del caso es José Luis Rodríguez Neri, que mediante la empresa Microgénesis realizó contratos casi en exclusiva con la Sociedad de Autores. Y según el juez, también la familia de Neri se beneficio de la trama.

Pero, el juez también considera que los principales dirigentes de la SGAE, Teddy Bautista incluido, “habrían tenido suficiente conocimiento” de las operaciones fraudulentas de Neri. Algunas de esas operaciones fraudulentas estarían incluso, según el juez, “autorizadas, consentidas y también impulsadas” por Te4ddy Bautista.

Según la investigación, Microgénesis ingresó en las cuen tas personales de Neri y su mujer más de tres millones de euros entre 2002 y 2009.

El grupo SGAE lleva años declarando pérdidas, en cambio, en estos años de recesión inmobiliaria se ha lanzado a la compra de inmuebles, como algunos antiguos cines o teatros de Madrid, para añadirlos a su red. Y la Fundación Autor es dueña de 10 propiedades, una de ellas en Sevilla de 33.000 metros cuadrados sobre la que pesa una hipoteca de 52 millones de euros.

En fin, veremos en qué queda todo esto, si seguirán recibiendo subvenciones para comprar cines o engordar sus dietas. El caso es que recuerdo nada más producirse las detenciones, cómo en una emisora de radio apelaban furibundamente a la presunción de inocencia de Teddy… estupendo; el problema es que lo hacía una persona que unas semanas antes había crucificado a Julian Assange cuando se supo que le habían denunciado por temas sexuales en Suecia.

Moraleja: La presunción de inocencia, queridos periodistuch@s hay que aplicarla a todo el mundo, no solamente a los amiguetes.

TZI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a OPERACIÓN SAGA

  1. Mino dijo:

    …y eso que solo es la yerba que está sobre la punta del iceberg, si ves el resto, flipas en colores!

  2. Y lo han cerrado rápido para que los nuevos gestores no saquen los papeles de la financiación ilegal del PSOE. Que puñetera gracia tiene que con el canon hayamos pagado una extra al de los 5 millones de parados.

  3. dominique dijo:

    Jolines,¿ es qué no hay nadie honrado en las altas esferas? tenía reparo en escuchar música o ver pelis en el ordenador pero quien roba a un ladrón…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s