EL GRAN JUEGO

En el año 1812, Napoleón intentó invadir Rusia, pero no consiguió llegar a Moscú. Esta es la fecha que emplean los historiadores para datar el inicio de ‘El Gran Juego’, que es como se denomina a la batalla que durante el siglo XIX y comienzos del XX libraron rusos y británicos por controlar los vastos territorios de Asia Central y sus enormes recursos naturales. Algunos lo consideran como el prólogo victoriano a la Guerra Fría.

En esa zona se cocinaron guerras, invasiones y conflictos religiosos, así como migraciones masivas. Muchos de los conflictos actuales (Afganistán, Pakistán, India) se arrastran desde hace tiempo, y puede considerarse que tuvieron su origen en esa pugna por la hegemonía en Asia Central que fue ‘El Gran Juego’.

En ese juego entre dos imperios recelosos de los pueblos emergentes, decenas de aventureros, cartógrafos, exploradores, espías y misioneros sirvieron a los intereses de ambos bandos. Algunas hazañas de la época, como la del monje mongol Agban Dorzhiev (1854-1938), parecen casi inhumanas. Y tuvieron graves consecuencias. Dorzhiev luchó durante años para que el Tíbet (que entonces era una alejada provincia dentro de un imperio chino en descomposición) llegase a ser una nación.

Pekín era demasiado débil, corrupto y remoto para defender el Tíbet frente a los británicos y, desde principios del siglo XX, la región vivió una pugna constante entre las dos superpotencias para controlarla.

Dorzhiev se había convertido en profesor del decimotercer Dalai Lama, que lo envió a San Petersburgo en 1898 como representante diplomático. Su objetivo era pedir ayuda al zar Nicolás II contra las maquinaciones británicas. Aprovechó sin embargo para dar a conocer en Rusia y el resto de Occidente las tradiciones del budismo tibetano. Su influencia llegó hasta EE.UU.

El monje comenzó su viaje en la India, a donde pasó sin ser descubierto, refugiándose en los monasterios budistas. Pero, sus apariciones en la corte rusa no fueron secretas, ya que aparecieron en la prensa.

Cuando llegó a San Petersburgo, logró entrevistarse con el zar, quien le aseguró que Rusia ayudaría a evitar que la zona cayera en manos enemigas. Pero, la ayuda militar jamás fructificó. El monje sí logró, en cambio, convencer al zar para que construyera un templo kalachakra (la más extendida y más esotérica rama del misticismo tibetano) en San Petersburgo, que se edificó entre 1909 y 1915.

El Dalai Lama estaba convencido de que la intrusión de los misioneros europeos en Asia solo podía tener resultados catastróficos. El Tíbet estaba cerrado a los extranjeros, pero las sospechas de los británicos sobre los objetivos rusos se traducirían en una invasión.

En 1904, el militar, explorador y espiritista Francis Younghusband lideró a las tropas británicas, que prepararon una expedición para conquistar la región, que ampliaría a su vez los lazos comerciales con la India.

Younghusband se llevaba bien con los budistas, a los que convenció para firmar un acuerdo de nueve puntos para frenar la masacre. Como consecuencia de ese tratado, el Dalai Lama huyó a Mongolia y Dorzhiev cayó en el olvido. El imperio chino adquirió la soberanía del Tíbet en 1906, pagando una gran cantidad de dinero a los británicos y, finalmente, ingleses y rusos firmaron un acuerdo de no injerencia en los asuntos tibetanos.

El Gran Juego llegaba a su fin. En 1949, China completó la invasión, pero la historia aún no ha acabado: la cuestión del Tíbet sigue sin resolverse. Y las consecuencias del Gran Juego y de todos los demás juegos que para las grandes potencias supone la lucha por los recursos naturales, se seguirán notando hasta el fin de los tiempos, desgraciadamente para la mayoría de los humanos que, como he dicho otras veces, no queremos jugar.

TZI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a EL GRAN JUEGO

  1. nadiemejorquenadie dijo:

    Quizás el recurso natural más valioso sea el Orgón, o lo que los chinos han llamado Chi.
    Quizás, y sólo quizás, por eso las personas con vidas intensamente sufridas y que a su vez generan sufrimiento a su alrededor son recompensadas con una larga vida, así como sus víctimas propiciatorias.
    Quizás la mayor materia prima de este planeta sea el sufrimiento.
    Y también quizás, por eso el ser humano, fue diseñado para ser un buen inductor y receptor de sufrimiento.
    Quizás por eso el logotipo de la bandera israelí aboga por el enfrentamiento de los contrarios, como maquinaria necesaria de inducir sufrimiento a base de guerras.
    Y quizás las palabras de Hitler en Mi Lucha fueron estas según comentario de Daniel en Oligarquía Revelada : http://capitalismorevelado.wordpress.com/2011/09/12/reflexiones-arucasblog-antiimperialista/#comment-905

    porque alguien se las sopló a cambio de algo,(A Hitler).

    Sobre el matadero, más allá de que es cierto, hay que recordar que la mayoría HEMOS NACIDO en el matadero.
    El mundo se podría dividir en 4 grupos:
    -Nacieron en el matadero, y no lo saben
    -Nacieron en el matadero y lo saben
    -Nacieron en el matadero y salieron
    -No nacieron y entraron.

  2. dominique dijo:

    John Selling escribió de él una biografía apasionante en el 93 o 94.No es justo que un hombre tan notable desaparezca de la historia, menos justo aún es “el gran juego” ; las grandes potencias se reparten los mejores trozos del pastel sin importarles los daños co-laterales y el “gran juego” no acabará, sólo cambiarán los peones y el tablero, los jugadores seguirán moviendo las piezas sin un atisbo de piedad.Y nosotr@s no queremos jugar y menos ser los peones de este ajedrez biabólico…Napoleón se dio de narices en Rusia, lo mismo que Hitler unos años más tarde, dos iluminati asesinos hambrientos de poder, la avaricia rompe el saco.El nuestro, nuestro saco no se romperá porque somos sensatos, no queremos juegos sangrientos ni pertenecer a 3 de los grupos que nombra NMQN, sabemos donde hemos nacido y a la mínima escaparemos del matadero o a lo mejor lo remodelaremos.
    Abrazos hermano.

    • nadiemejorquenadie dijo:

      Cuando comprendí que esto era un matadero, la prioridad se convirtió en encontrar la salida, hasta que he entendido que no existe esa salida, la única manera de salir es convirtiéndome yo en la salida, por lo tanto el trabajo es cambiarme yo hacia donde quiero usando este mantra: “En la humildad hayo el camino de mi crecimiento”.
      Sólo cuando entienda que los responsables de esta cárcel también cumplen su función en el gran juego cósmico y sea capaz (Que hoy ni mucho menos) de ser solo amor, solo entonces mi estancia en esta cárcel habrá acabado y habré salido.
      Abrazos.

  3. Otro capítulo del Gran Juego es Afganistán. Los rusos, el Imperio Zarista, buscó siempre una salida al índico, pero los británicos lo impidieron. Crearon Afganistán como un esrado tampón aunque el Sur es como Pakistán y el Norte se parace a las repúblicas al sur de Rusia. En ambos casos las tribus y pueblos comparte más con los países limítrofes que con los de su propio país. De ahí el estado fallido.

  4. Miguel dijo:

    Respecto a que, ..”El Dalai Lama estaba convencido de que la intrusión de los misioneros europeos en Asia solo podía tener resultados catastróficos”…
    Inmediatamente pensé en aquello del “significado oculto de la sangre”.
    Y la defensa que hacen los del Tíbet de sus orígenes se podría fundar en esto.
    Ya que, los pueblos – antes de ser colonizados – sabían que la clarividencia propia del hombre no desarrollado murió cuando su sangre se mezcló con la de otros que no pertenecían a la misma tribu. La sangre extraña mata lo que está íntimamente ligado a la sangre de la tribu y si la sangre del hombre se mezcla con otra que no esté muy lejana en la escala evolutiva, nace el intelecto y una nueva conciencia ocupa su lugar.
    Así es que, el presente estado de conciencia de vigilia, corriente – de nuestra tribu -, es el resultado de aquel proceso destructivo.

    Los Lamas se opusieron – y sin leerlo – a lo que Mefistófeles logra cuándo obtiene posesión de la sangre de Fausto porque desea dominar a su ego.

    Un Gran Abrazo !!
    M.

    • hasenroniz dijo:

      Puede que tengas razón, es un tema difícil que puede incluir a las diversas razas, que se mantuvieron durante mucho tiempo aisladas y puras, quizá por miedo a perder los aspectos buenos que tenía cada una de ellas; pero, el tema se ha manipulado tanto a lo largo de la historia que, todo lo que se diga, será considerado políticamente superincorrecto… y lo poco que nos importa a nosotros.
      Un abrazo

  5. Bueno… aparte de que me ha encantado este trabajo tuyo también, te deseo rectificar con guiño de http://milpelos.wordpress.com dónde SI jugamos y es un juego que no se esperaba, diría yo.

    Es … distinto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s