LA BÚSQUEDA DE LA VISIÓN

La “búsqueda de la visión” es una práctica muy antigua entre los indígenas de todo el mundo, incluidos los indios norteamericanos, las sociedades chamánicas siberianas y los aborígenes australianos, suscritos ya a este blog. El individuo que busca el autoconocimiento o el poder espiritual se consagra voluntariamente a una prueba de retiro, ayuno y oración con el propósito de purificarse y con la esperanza de recibir una visión extática que le muestre el camino auténtico que ha de seguir en la vida.

Se afirma que, una vez sumido en el “estado de la visión”, el individuo se convierte en un viajero incorpóreo que vuela al cielo y desde allí contempla la Tierra y el universo. En su búsqueda de la verdad, trasciende las fronteras del mundo conocido y a su retorno porta conocimientos y poderes sobrenaturales.

Además del aparente ascenso a los cielos, existen otros temas compartidos por las búsquedas de la visión de las diversas culturas. Antes de regresar al mundo cotidiano, el viajero visionario suele descender a los infiernos, se enfrenta con fuerzas demoníacas y se comunica con los espíritus de los difuntos y con pájaros y animales.

Antes de alcanzar el éxtasis, a veces los viajeros visionarios se dirigen en solitario al mundo exterior y se separan de su grupo con el propósito de hallar el lugar secreto en el que se preparan para la visión. La elección del sitio es importante, pues debe contar con un acceso fácil al mundo espiritual. Los algonquinos del noreste de América del Norte suelen preferir peñascos altos, refugios en las rocas o formaciones rocosas insólitas, ya que los consideran lugares dotados de poderes espirituales.

La búsqueda de la visión suele emprenderse en la pubertad, cuando los varones (en ocasiones, también las jóvenes) piden ayuda a un mayor o hechicero para alcanzar las visiones. Los buscadores reciben enseñanzas religiosas y ocasionalmente participan en rituales que se celebran en un “refugio del sudor”, una choza llena de vapor en la que se retiran para practicar la purificación y la curación. Luego, los trasladan a un sitio recoleto en el que aguardan la visión.

Dicho lugar puede ser una hendidura en las rocas, la cumbre de una colina o un nido de ramas y hojas en lo alto de un árbol. Una vez allí, el iniciado prescinde de alimento y reposo a lo largo de un día o más tiempo, hasta que recibe la visita de un espíritu, que suele presentarse a través de un sueño.

Los iniciados no deben divulgar los detalles de los sueños, aunque pueden adoptar los símbolos del ayudante espiritual y emplearlos en las pinturas y adornos de la cara, con lo cual revelan implícitamente su identidad.

Las búsquedas de la visión suelen celebrarse a lo largo de toda la vida. Los comanches de las llanuras meridionales de América del Norte consideraban que los guerreros debían buscar guías visionarias incluso en la ancianidad. En pos del mismo camino visionario de su juventud, el guerrero entrado en años subía a lo alto de una colina sagrada con la vestimenta, la pipa y el tabaco ceremoniales a fin de fumar, orar y ayunar para aproximarse al mundo espiritual.

TZI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antropología y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a LA BÚSQUEDA DE LA VISIÓN

  1. melarrakis dijo:

    Los santeros en Cuba hacen algo parecido. Ayuno, ropas blancas, y deben estar en contacto con la Tierra, físicamente, con los pies sobre el suelo de tierra. Ahora con tanta contaminación electromagnética no se si podrán conseguir los mismos resultados. Tendrán que escapar a lo profundo del bosque.

  2. dominique dijo:

    Es que me apasionan estos temas, gracias hermano.
    Es verdad que todas las creencias y religiones coínciden en la busqueda del “tercer ojo”, él que todo lo ve. Ya podían habernos enseñado a nosotr@s, tendríamos unas miras diferentes y seguro que otro gallo cantaría! Pero nos tenemos que contentar con los pocos medios que están a nuestro alcance y procurar aprender sobre la marcha, y después resulta que los civilizados somos nosotr@s…
    Un fuerte abrazo.

  3. Pingback: ALINEACIÓN de HESPANIA « conocimiento y libre albedrío

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s