EL CASO ENRON

Con la perspectiva que ofrece el paso del tiempo, voy a analizar someramente el caso Enron desde mi humilde punto de vista.

Enron Corporation pasó de ser una pequeña empresa gasista de Texas a ser el séptimo grupo empresarial de Estados Unidos en tan solo 15 años, según informaba la revista Fortune en 2001. Ese mismo año se destapó el escándalo que hizo quebrar la compañía.

Enron surge de la fusión, en julio de 1985, de Houston Natural Gas con InterNorth, compañía de gas natural de Omaha, Nebraska. En 1989, gracias a la desregulación del mercado gasista promovida por la administración Bush, Enron empieza a comercializar el gas natural como ‘commodity’, es decir, como si fuese una mercancía como el cereal, las carnes o el aceite.

En noviembre de 1999 se lanza “Enron Online”, un sistema de transacciones globales en Internet que permitía a los clientes de la empresa gasista ver en tiempo real los precios del mercado y realizar transacciones de manera instantánea. En tan sólo dos años, esa plataforma de comercio electrónico llegó a realizar 6000 transacciones diarias por valor de 2.500 millones de dólares.

Y en tan sólo 15 años, Enron se convirtió en la séptima compañía más grande de Estados Unidos, con 21.000 empleados en más de 40 países, superando los 100 mil millones de dólares de facturación en el año 2.000. Se convirtió en una estructura corporativa muy compleja, formada por más de 3.000 sociedades unidas a través de holdings, lo que hacía prácticamente imposible auditarla con métodos convencionales, y, sin embargo, sí la hacía opaca e ideal para ocultar resultados negativos o diseñarlos a conveniencia.

La administración Bush tenía como asesor energético oficial al presidente ejecutivo de Enron, Kenneth Lay. Y ese prestigio influyó para que tuviera millones de inversores, captando fondos de pensiones a lo largo y ancho de Estados Unidos.

Entre 1990 y 2002, Enron y sus directivos donaron seis millones de dólares al mundo político, según una investigación llevada a cabo por el Centro de Políticas Responsables (CPR), una organización no gubernamental independiente. De ese total, 623.000 dólares fueron a las arcas del propio Bush, a lo largo de su trayectoria política, y de más de 435 miembros de la Cámara baja del Congreso norteamericano, 188 recibieron contribuciones de Enron.

Lo mismo ocurre con 71 senadores, sobre un total de 100, incluyendo a 19 de los 23 miembros del Comité de Energía del Senado, una de las instancias de regulación legislativa del área de actividad de Enron. El 78% de ese dinero fue a manos republicanas y el resto a los demócratas. Individualmente, el presidente de la Junta Directiva y CEO de la empresa, Kenneth Lay, donó casi 890.000 dólares, un 90% del mismo a los republicanos de Bush.

Enron fue la principal fuente de financiación de la carrera política de George Bush. Kenneth Lay es amigo personal de Bush desde la época en que éste era gobernador de Texas; y las propuestas de Enron constituyeron la base del plan energético elaborado hace un año por el vicepresidente Dick Cheney, bajo la supervisión directa de Bush.

En octubre de 2001, los acontecimientos se precipitan, y la consultora Arthur Andersen comienza la destrucción de documentos relacionados con las auditorías realizadas a Enron. Curiosa y casualmente, o no tanto, como vemos, poco después del ataque a las Torres Gemelas y el derribo del WTC-7, que contenía pruebas de la implicación de la elite americana en el atentado… La destrucción de documentos continuó hasta noviembre, cuando la empresa recibe una cédula para comparecer ante la Comisión de Valores y Comercio.

En enero de 2002, el Departamento de Justicia empieza una investigación criminal de Enron. La versión oficial era que la mayor compañía energética del mundo estaba en realidad al borde de la ruina, pero logró ocultarlo manipulando la información facilitada a sus auditores de Arthur Andersen, con la posible complicidad de éstos.

Sólo en noviembre de 2001 comenzó a saberse que la corporación energética sufría gravísimos problemas. Según los propios comunicados de Enron, apareció en octubre un misterioso y enorme “agujero negro” contable, producto de la mala aplicación de las técnicas contables, pues se excluyeron de los balances consolidados de la empresa a tres sociedades que debieron estar incluidas, en las cuales se reflejan enormes pasivos (deudas) que afectan a las cuentas globales de Enron, evidenciando la verdadera y crítica situación de la empresa. Estas redefiniciones en los estados financieros revelaron enormes pérdidas de más de 600 millones de dólares. Además, Enron admitió haber inflado sus beneficios, lo cual precipitó aún más las acciones.

La quiebra de Enron se produjo en diciembre de 2001 y se convirtió en la mayor quiebra de la historia de EE.UU. hasta esa fecha, con gran diferencia respecto a las anteriores quiebras más grandes. Y desde entonces se empezaron a decubrir las múltiples conexiones que tenía la empresa con la administración Bush.

En enero de 2002, Clifford Baxter, de 43 años, vicepresidente de la compañía hasta mayo de 2001, fue hallado muerto en su automóvil, con un disparo en la cabeza, cerca de su domicilio de Houston (Texas).

En mayo de 2006, los responsables del escándalo Enron, Kenneth Lay (fundador) y Jeffrey Skilling (ex primer ejecutivo), son declarados culpables de fraude y engaño, enfrentándose a penas de entre 45 y 275 años de cárcel. La sentencia definitiva debía salir el 11 de septiembre de 2006, casualmente, o no tanto, quinto aniversario del atentado de las Torres Gemelas. Pero, dos meses antes, exactamente el 5 de julio de 2006, el fundado de Enron, Kenneth Lay, muere casualmente, o no tanto, de un ataque al corazón.

Un detalle desconocido para el análisis de los conspiranoicos: Enron poseía un laboratorio matemático de proyección mundial. El planeta entero estaba sumido en la incertidumbre y había miles de millones de dólares en riesgo. El tiempo atmosférico se comparaba con un mercado desordenado donde los parques temáticos apostaban al sol, y los agricultores, a la lluvia. El equipo matemático de Enron podía calcular los riesgos del clima, y desarrollar índices y opciones financieras para los frentes fríos y los días calurosos. Todo el mundo podría protegerse del clima, y Enron convertiría su investigación en un negocio. Contando con matemáticos, parecía que a la larga cada elemento arriesgado del mundo podía cuantificarse, modelarse y convertirse en instrumento financiero.

De todo este pequeño trabajo de investigación, mis conclusiones, a modo de teoría conspiranoica, son las siguientes:

George Bush y Kenneth Lay se ayudaron mutuamente. Lay financió la campaña de Bush y, cuando éste llegó al poder, propició el crecimiento meteórico de la empresa con la desregulación (liberalización) del sector energético, no sólo en EE.UU., sino en todo el mundo. Con parte del dinero que ganaba la empresa, financiaron el atentado de las Torres Gemelas y el laboratorio matemático que analizaba el control climático que ya se estaba llevando a cabo desde hacía años (por medio de los chemtrails, HAARP, Torres GWEN, etc., que todos ya conocemos) que hará ganar mucho dinero en un futuro cercano (si no lo está haciendo ya), entre otros grandes proyectos que requerrían fuerte financiación. Seguramente, alguien descubrió datos comprometedores (quizás el mencionado Baxter, que oficialmente se ‘suicidó’ en su coche) y, ante la falta de seguridad de esos datos, decidieron quebrar la empresa, destruyendo todos los documentos comprometedores a través de Arthur Andersen (que a su vez, casualmente, o tal vez no, también quebró posteriormente debido al escándalo) o siendo confiscados por el FBI, como de hecho ocurrió. Y, por supuesto, para no dejar cabos sueltos, mataron a Kenneth Lay, por si se iba de la lengua después de recibir una dura condena. Así se las gastan en el clan Bush.

Bueno, ya os he contado mi teoría sobre el caso Enron. Ahora me gustaría saber vuestra opinión.

TZI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a EL CASO ENRON

  1. melarrakis dijo:

    Aparte de decirte que eres el puto amo del corral, Maestro, me inclino ante ti. Yo sólo he llegado a detectar lo mismo pero en España a una escala mucho menor.
    Aquí se llama Roures. Un tipo con una pequeña productora en 8 años a la sombra del poder se ha hecho con un imperio (podrido eso sí) con teles, periódico, radios, derechos futbolísticos y deportivos y megaprodutoras de televisión. Socio por cierto mejicano que huele a masonería que tira para atrás. En definitiva un producto iluminati 100% listo para consumir quieras o no.
    Por cierto, ya nos iluminarás sobre las Torres Gwen esas.

  2. lalunagatuna dijo:

    Algo huele a podrido en Dinamarca dijo Hamlet. yo digo que la gran mayoría de estos grandes “imperios también huelen a podrido, con tropa incluída…
    Un abrazo

    • hasenroniz dijo:

      Hay tantas cosas que se nos escapan y que nunca llegaremos a conocer. Tendemos a simplificar la realidad y criticar alegremente sin suficientes datos, pero siempre es mejor esto que no hacer nada y tener a las versiones oficiales como verdades absolutas.

      Un abrazo

  3. dominique dijo:

    Perdona si comento tu comentario, valga la rebundancia. Vale, hay un montón de cosas que se nos escapan y que nunca conoceremos, pero ¿crees que valen la pena? No es que tendamos a simplificar la realidad, al menos nuestro grupito no, lo que sabemos, por mi parte no es mucho, lo tenemos claro y es lo que cuenta, más vale poco y bien que mucho y mal, tampoco nosotr@s criticamos, sólo constatamos y no nos dejamos embaucar y creo sinceramente que esto es lo importante, intentar vivir según nuestras opiniones y creencias sin mitigar la libertad de l@s demás. Amigo, la verdad una vez entendida y asimilada no es tan destructiva como parece, claro que nos cabreamos pero todo conocimiento implica serenidad e ira y nos sentimos impotentes delante de tantas idioteces, lo positivo es que cada vez hay menos gente que traga.
    Oye me estoy enrollando como una estera, mil perdones caballero.
    Abrazos y ánimo.

    • hasenroniz dijo:

      Sí, ya digo que siempre es mejor simplificar pero al menos ser crítico, que no tragarse todas las supuestas verdades oficiales, y más cuando todo el mundo sabe que mienten continuamente, pero nos da igual mientras nos pongan fútbol y salsa rosa.
      Un abrazo

  4. nadiemejorquenadie dijo:

    Y no pudiera ser que Enron se engordara artificialmente, para luego dejarla caer y que así contribuyera al inicio de la gran depresión diseñada en la que estamos en los primeros actos aun.Porque no termino de ver lo del sueño americano si no perteneces ya a la élite antes de engordar.
    En fin es mi visión; ejemplos por aquí: Ruiz Mateos que si pertenecía al Opus pero cuando les pidió ayuda le hicieron el avión.
    Y Mario Conde que era tan sinvergüenza como el resto pero tuvo la chulería según él, habría que comprobar, de decirle no a la masonería.

    • hasenroniz dijo:

      La verdad es que es muy posible lo que dices sobre Enron, porque está muy claro que la crisis fue provocada y qué mejor para iniciarla que a través de grandes bancarrotas. De lo que se trata es de perpetuarse la elite en el poder oculto y para ello necesitan controlar cada vez más dinero para alimentar todo el sistema; medios de comunicación, políticos, científicos, multinacionales, lobbies, etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s