CARTA ABIERTA A LOS SINDICATOS ESPAÑOLES

Después de la Segunda Guerra Mundial, cuando las economías europeas comenzaron a recuperarse, los gobiernos se plantearon la necesidad de extender a toda la población la enseñanza secundaria. Esa universalización de la enseñanza m edia podía hacerse siguiendo dos direcciones muy diferentes. Una de ellas consistía en ofrecer, después de la educación primaria, distintas opciones de acuerdo con las capacidades, intereses y aptitudes demostradas por los escolares, y la otra, en prolongar la enseñanza general básica todo el tiempo que fuera económicamente posible, sin establecer distinción alguna en función de dichas capacidades.

Desde el primer momento, los políticos, sindicatos y pedagogos de izquierdas defendieron que la educación secundaria debería ser idéntica para todos. Para ellos, no podía existir una auténtica igualdad de oportunidades si se permitía que unos niños aprendieran más que otros. Esa filosofía inspiró las ‘Comprehensive Schools’ británicas y su extensión, a partir de los años setenta, a gran parte de Europa occidental. Solamente Alemania y alguno de los países culturalmente próximos, como Holanda, Suiza o Luxemburgo han mantenido una enseñanza secundaria con diferentes opciones según la capacidad e interés demostrados por los escolares en la escuela primaria. Y sé de qué hablo, porque he estado en los tres primeros países mencionados, y lo he podido comprobar. No hay nada mejor que viajar para poder comparar y ver que hay lugares donde se hacen bastante mejor las cosas que aquí. En España, el modelo “comprensivo” fue implantado por los socialistas de Felipe González con la Ley Orgánica General del Sistema Educativo de 1990, la LOGSE, que tanto dio que hablar en su día, y que el tiempo ha dado la razón a sus entonces detractores.

El triunfo del modelo de la “escuela comprensiva” supuso la prolongación de la enseñanza primaria y la consiguiente desaparición de la enseñanza media. Con el fin de que todos los alumnos alcanzaran juntos la meta, se suprimieron los exámenes y se propició la promoción automática de un curso al siguiente. A este modelo igualitario de escuela se le fueron incorporando todos los dogmas pedagógicos progresistas que triunfaron tras las revueltas de Mayo del 68 y que renegaban de la disciplina, de la instrucción y de la autoridad del profesor.

A finales de la década de los ochenta, los resultados de esta política educativa eran ya perceptibles, con la consiguiente preocupación de los gobiernos occidentales. Cada vez eran más los padres y profesores que denunciaban la falta de orden y disciplina en los colegios y los malos resultados escolares. Esa preocupación llevó a la OCDE a plantearse la necesidad de implantar un programa internacional de evaluación de los distintos sistemas educativos.

Aquel programa, con el nombre de PISA (Programme for International Student Assesment), realizó su primera evaluación en el año 2000. Desde entonces, cada tres años, una selección de alumnos de 15 años de los países participantes son examinados en tres áreas: Lectura, Matemáticas y Ciencias. PISA no evalúa los conocimientos adquiridos por los alumnos en sus años de escolaridad obligatoria, sino aquello que los expertos en educación llaman “competencias”, que se traduce en la capacidad de los estudiantes para leer y comprender unos textos y responder a una serie de preguntas relacionadas con lo que han leído.

El primer año, en Lectura, los escolares españoles ocuparon el puesto 18 de entre los 34 países de la OCDE; en el 2003, bajaron al 22; en el 2006, al 25 y en el 2009, España, con 481 puntos, aparece en el puesto 26. En Ciencias y Matemáticas la situación es parecida.

A la hora de analizar estos resultados, es preciso tener en cuenta que, desde la Ley General de 1970, todas las leyes de Educación que se han implantado en España han sido leyes socialistas: la LODE de 1985, la LOGSE de 1990, la LOPEG de 1995 y la LOE de 2006. El único intento legislativo del PP, la LOCE, fue retirada por Rodríguez Zapatero a los pocos meses de ganar las elecciones de 2004 sin que hubiera llegado a implantarse.

El resultado no puede ser más catastrófico. Una tercera parte de los alumnos no consigue terminar la enseñanza obligatoria y, de los que la terminan, el 30% no está dispuesto a continuar estudiando. Tenemos más de un 40% de paro juvenil, diez puntos por encima de los países con mayor tasa de desempleo entre los jóvenes. Y, ahora, este último informe PISA 2009 viene a corroborar lo que ya sabíamos, que nuestros escolares terminan la enseñanza secundaria obligatoria sin la imprescindible formación académica que corresponde a un país desarrollado.

Curiosamente, durante estos últimos años en que el informe PISA ha venido a mostrar la decadencia del sistema educativo español, coinciden con un aumento inversamente proporcional del número de profesores contratados. Lo cual demuestra claramente, si yo no soy muy tonto, que quizás sí que lo sea, que no está ahí el problema, en el número de profesores, como nos quieren hacer ver los sindicatos (socialistas o subvencionados por los socialistas). Así que dejémonos ya de gilipolleces, por muy progresistas que éstas sean.

Se hace cada vez más urgente encontrar una alternativa pedagógica que permita recuperar el valor de la instrucción y de la disciplina, seleccionar a los mejores profesores (importa más la calidad que la cantidad queridos sociatas) y premiar el mérito del estudio, del esfuerzo y del trabajo. Es preciso replantearse los principios filosóficos que sustentan una pedagogía que impide tomar soluciones acordes con el sentido común, como la recuperación de los exámenes o la concreción de unos conocimientos básicos exigibles a todos los alumnos al terminar la escolarización obligatoria.

España necesita una reforma de su sistema educativo que esté basada, fundamentalmente, en la libertad de los padres para elegir la educación de sus hijos, en la búsqueda de la calidad de la enseñanza y en la auténtica igualdad de oportunidades, que no consiste en una enseñanza igual para todos, sino en facilitar a los individuos el acceso a una educación acorde con sus capacidades e intereses, como ocurre en países que nos llevan años luz en este y otros muchos temas.

Aquí tenéis las verdaderas razones para hacer huelga, aquí tenéis las que deberían ser vuestras reivindicaciones desde hace 25 años; qué mal habéis estada haciendo a vuestro país y, especialmente, a vuestros hijos, que ninguna culpa han tenido ni tienen de que queráis vivir del cuento. Habéis caído en la trampa de subvenciones a cambio de votos; cuando el país, lleno de cabestros obsesionados con el fútbol, no dé más de sí, se acabarán las subvenciones y tendréis que dejar de rascaros los huevos; ¿a qué os dedicaréis entonces?

La verdad es que no sé por qué he escrito esto, ya que a mí el tema de la educación me tiene sin cuidado, me da exactamente igual. Para mí la escuela es el lugar donde pasa mi hijo unos 28 horas a la semana, para relacionarse con otros niños de su edad y aprender lo lela que es la gente (en general), porque la verdadera educación y conocimientos los recibe en casa, que yo siempre tengo tiempo para mi hijo, y prácticamente todo lo que sabe lo ha aprendido de mí y, de momento, no le va nada mal.

TZI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Educación, Política y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a CARTA ABIERTA A LOS SINDICATOS ESPAÑOLES

  1. melarrakis dijo:

    Bingo. Con tu permiso publicaré esto en mi blog citando fuente. A lo que añado. …http://cronicasmurchantecity.wordpress.com/2011/09/25/sindicatos-de-clase-preferente/

  2. alberto dijo:

    leed este artículo, es super interesante… Los 13 pecados capitales del sistema educativo español

  3. varín dijo:

    Bravo¡
    [ de nuevo,, a melarrakis ya se lo he dicho en su patio ]

    Gracias a los dos por seguir Vivos

    Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s