LAS MOMIAS DE TAKLAMAKÁN

En el número 96 de la revista Historia National Geographic viene un articulillo muy interesante titulado “Las enigmáticas momias del desierto de Taklamakán”, donde se explica que desde el siglo XIX se han encontrado en la cuenca del río Tarim (China) gran cantidad de momias con rasgos europeos. Otro gran misterio para los paradigmas tradicionales de la Historia de la Humanidad.

El caso es que un viajero y geógrafo sueco, llamado Sven Hedin, el 28 de marzo de 1900 encontró unos restos de casas de madera en un montículo, y allí desenterró algunas monedas y utensilios chinos antiguos. Esto ocurría, siguiendo la antigua Ruta de la Seda, en el desierto del Taklamakán, en la actual región autónoma china de Sinkiang.

Taklamakán es una palabra uigur, el idioma local, que significa “quien entra no sale”.

Volviendo a Hedin, su descubrimiento resultó ser el de una ciudad de la Ruta de la Seda que había permanecido mil quinientos años enterrada bajo la arena, llamada Loulan. A él le siguieron otros exploradores, que descubrieron, en la cuenca del río Tarim, que rodea el desierto a lo largo de dos mil kilómetros, numerosas momias humanas, de miles de años de antigüedad y en un muy buen estado de conservación, lo cual pudo determinar claramente que tenían características físicas caucásicas, es decir, de tipo europeo.

En 1915, Sven Hedin descubrió en el cementerio de Loulan la momia de un varón con rasgos caucásicos, muy bien conservada gracias a la extrema sequedad del clima de la zona.

Hasta 1979 no se retomó la actividad arqueológica. Un año después, un grupo de arqueólogos chinos encontró el cuerpo perfectamente conservado de una mujer de 3.800 años de antigüedad, que fue bautizada como la “Bella de Loulan”.

En 1985, en la localidad de Cherchen, se desenterró la momia de un hombre, junto a tres momias femeninas y un bebé. La momia del varón, datada en el año 1.000 a.C., es conocida como el “Hombre de Cherchen” y está tan bien conservada que pueden apreciarse incluso los tatuajes que adornan su piel.

En 1995, se encontró la momia conocida como el “Hombre de Yingpan”, de dos mil años de antigüedad, de rasgos caucásicos y casi dos metros de altura, con una máscara funeraria de papel de oro, y vestiduras de color rojo y marrón bordadas con oro.

Entre 2003 y 2005 se descubrieron en el cementerio de Río Pequeño, en Xiahoe, las momias más antiguas encontradas en la cuenca del Tarim, de hace 3.900 años. Los cuerpos estaban enterrados en botes vueltos del revés y cada enterramiento se había señalizado con una estaca.

Las características físicas de todas estas momias no tienen nada que ver con las de las actuales poblaciones de Asia Oriental. Corresponden a personas de origen europeo, de gran altura, cabellos rubios y pelirrojos, pómulos altos, nariz prominente, e incluso ojos azules.

Según una de las teorías mencionadas en el articulillo de la revista, podría tratarse de los misteriosos tocarios, pueblo de origen caucásico cuya cultura dominó la cuenca del Tarim y que es mencionado en algunas crónicas chinas antiguas. A partir del siglo VII d.C., los tocarios fueron absorbidos por las tribus uigures, de origen turcomano, que se asentaron en la región. Estas momias confirmarían que los contactos entre Oriente y Occidente se remontan a épocas muy remotas.

Según un estudio genético llevado a cabo en 2007, la cuenca del Tarim estuvo continuamente habitada desde el 2.000 al 300 a.C., y sus pobladores procedían de Europa, Mesopotamia, el valle del Indo y regiones tan lejanas como el sur de Siberia.

A mí se me plantean muchos interrogantes sobre las implicaciones de estos descubrimientos, pero como no he encontrado respuestas razonables, os los voy a ahorrar. Lo que me parece muy claro es que la Historia del hombre sobre la Tierra habría que replanteársela completamente, justo lo que se preconiza en la primera fase del Proyecto Blue Beam, pero esa es otra historia que se escapa de este somerísimo análisis de ‘una posible realidad’…

TZI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arqueología y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a LAS MOMIAS DE TAKLAMAKÁN

  1. melarrakis dijo:

    Cuando yo digo “Gracias, Amo” no es ser servil por mi parte. Lo que quiero decir es “Gracias Amigo, porque eres el Puto Amo”….es preguntar y al cabo me veo regalado por respuestas e información de primera línea.

  2. Dominique dijo:

    Melarrakis, digo lo mimo que tú. Jolines, ¿eres la reencarnación de un sabio? es que todo es super interesante!!! gracias.
    Abrazos

    • hasenroniz dijo:

      Qué más quisiera ese sabio… Lo que pasa es que son muchos años de búsqueda; y hasta hace poco únicamente era eso, búsqueda; ahora se trata de ir más allá, de analizar la información acumulada e intentar encontrar respuestas. Y también, que me gusta compartir…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s