LA PUERTA DE LA OSCURIDAD

En el año 2000, a través de un libro que debo reconocer todavía no he leído aunque me encantaría, el genetista Antonio Arnaiz Villena y el historiador Jorge Alonso García, lanzaron una hipótesis llamada a revolucionar la visión oficial de la egiptología.

En el libro plantean la existencia de una religión antiquísima, prefaraónica, que han bautizado como “la puerta de la oscuridad”, con los difuntos y una gran diosa como eje central. Llegan a estas conclusiones considerando que las traducciones de los jeroglíficos egipcios ‘oficiales’ están totalmente erradas y, por tanto, nada de lo construido a partir de ellas tiene validez.

Los autores proponen la existencia de un gran grupo cultural, al que denominan “usko-mediterráneo”. Las lenguas uskas derivarían de un habla proto-sahariana, y estarían integradas por el ibérico-tartésico, el etrusco, el minoico lineal A, el púnico-cartaginés, el guanche, el elamita, el hitita, el egipcio y el sumerio, además del vasco y el bereber, que son las únicas que se siguen hablando en la actualidad y que constituirían, por tanto, la llave para la traducción de viejas inscripciones de las civilizaciones que las utilizaron, como la egipcia.

Según Arnaiz y Alonso, el viaje al inframundo egipcio arranca hacia el 10.000 a.C. en lo que es ahora el desierto del Sahara y que debió tener por entonces abundante agua, fauna y vegetación. En ese marco, se desarrolló una importante cultura seminómada que combinaba la cacería y la recolección con la agricultura. Se ubicaba dentro de un triángulo imaginario con Gafsa (Túnez), Jartum (Sudán) y Natuf (Palestina) como vértices. Poco a poco, las condiciones se hicieron cada vez más duras, provocando importantes migraciones a partir del año 6.000 a.C.

Se produjeron oleadas migratorias hacia todos los puntos cardinales, lo cual da sentido a trazos comunes en las culturas sahariana, preegipcia y jartumiana, tales como los megalitos, la circuncisión, los tatuajes, las tierras asociadas a la serpiente, el carnero y el disco solar, los cráneos deformados por vendas y la momificación por enterramiento en la arena caliente del desierto.

Tras la traducción renovada de los jeroglíficos y diversos textos egipcios, los autores han trazado las líneas maestras de una antiquísima religión de la puerta de la oscuridad, que han bautizado así por el hallazgo de extraños marcos o puertas esculpidas en muchas lápidas funerarias asociadas a las diversas culturas europeas, africanas y asiáticas que han estudiado. Esas puertas simbolizan espacios fronterizos entre el mundo de los vivos y el de los muertos y, en algunos casos, incluso han quedado marcadas en el calendario en fechas muy definidas, como los solsticios, que no son otra cosa que los días en los que se abren para comunicar ambos mundos.

La propuesta de ambos expertos implica tirar por tierra todas las traducciones de los textos egipcios realizadas hasta ahora. Por ejemplo, en el cartucho traducido por el célebre Jean-François Champollion, el nombre de Ptolomeo se convierte en un texto funerario y religioso: “Suten Kart Ptlmis Anch Tet Ptah Mi” se traduce habitualmente como “rey Ptolomeo, el que vive eternamente, el amado de Ptah”. Pero, desde el vasco significa “Difunto en las aguas ardiendo, oración en la puerta al fuego; difunto de la hermandad de pecadores, oración en la puerta”.

Arnaiz y Alonso plantean también que la escritura jeroglífica nunca se habló y que su significado, como ya apuntó Heródoto, se perdió muy pronto. Los sacerdotes se limitaron a copiarlos en lugares relacionados con la religión y la muerte, pero sin saber lo que decían. Por eso, tal vez se explique que tan solo hayan dado con poco más de medio millar de palabras, que fueron combinadas de man era repetitiva, sin la poética con la que la mayor parte de los autores las han traducido.

En definitiva, unas hipótesis muy interesantes, que explicarían algunos interrogantes, pero que a su vez abren otros posiblemente más complicados de resolver. Al menos, entretenimiento no nos faltará…

TZI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a LA PUERTA DE LA OSCURIDAD

  1. Cristina dijo:

    Rastros del pasado, cimientos del presente.
    Me resulta admirable la exploración que realizas y que nos va dando pistas de las puertas que nos han conducido hacia la oscuridad.
    Trabajar en equipo, compartir, ayudarnos para salir de este laberinto tan oscuro porque ….Llega el tiempo de amanecer.
    Nunca se perdió la luz, fue escondida en nuestro corazón y mantenida con un palpitar eterno.
    Cieg@s en la noche, cegad@s en el resplandor. Lúcid@s en nuestro corazón.
    Gracias amigo por compartir tus latidos

  2. varín dijo:

    Muy interesante, hermano

  3. Dominique dijo:

    ¡Qué poco sabemos de nuestra verdadera historia! Menos mal que estás tú hermanito…Gracias.
    Abrazos

    • hasenroniz dijo:

      Efectivamente, sabemos muy poco, porque está todo muy manipulado, porque como bien dice Cristina nos lo ocultan, interesadamente, seguramente para que no sepamos la verdad de nuestros orígenes, esa verdad que nos haría liberarnos…
      Seguiremos investigando, más si cabe con vuestros ánimos.
      Un abrazo.

  4. melarrakis dijo:

    Tengo un libro sobre esa teoría de lengua base… Tuyo es

  5. melarrakis dijo:

    El tema es tan importante que aquí en España los nazionalismos quedarían fulminados, especialmente los nazis vascos, cuya única salida es el suicidio colectivo como los lemmings….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s