PATÉTICO PROGRESISMO

Recientemente ha sido el Día Internacional de la Mujer. Como lobos enrabietados se lanzaron los progresistas sociatas a presentar mociones en los ayuntamientos (al menos en Navarra) con un fin únicamente populista, “el compromiso de hacer de la igualdad un principio rector de todas nuestras políticas”, qué bonito, si no fuera porque fue presentado por la única lista, de cuatro que se presentaron a las elecciones y que obtuvieron concejales, que no tenía ninguna mujer entre los candidatos, ni siquiera entre los suplentes. Empezamos bien.

En el texto de la moción aparecía un término que el PSOE inventó, parece ser que hace ya un año, muy extraño, que es el siguiente: “familias monomarentales”. El párrafo completo decía: “Luchar contra la feminización de la pobreza y la exclusión social apoyando a las mujeres en situación de vulnerabilidad, especialmente a las mujeres mayores y las que son responsables de familias monomarentales”. Muy políticamente correcto, pero muy poco concreto con lo que se pretende; la sempiterna ambigüedad de la progresía.

El caso es que, en mi pueblo, el Alcalde es socialista (no de carnet, como ninguno de sus otros dos compañeros, esa es toda su implicación con el socialismo…); gobierna en total minoría (3 de 9, aunque hay otro grupo de 3 concejales que le apoya en todo, esperando el momento de la devolución de favores…), es decir, que legalmente es el Alcalde por ser la lista más votada, pero en cambio su legitimidad es más que dudosa, pues habría que ver cuánta gente estaría a favor de que fuese realmente nuestro Alcalde.

En el Pleno donde se presentó la mencionada moción, alguien le preguntó al Alcalde si sabía lo qué significaba el término “monomarental”, pues no llegaba a entenderlo. La respuesta fue: “No lo sé, pero si te interesa lo puedes mirar en un diccionario, que para eso están”.

La persona que le hizo la pregunta sonrió para sus adentros y comenzó una lección magistral, gratuita, de lengua española. “Ya consulté el diccionario, y no aparece. Es un término inventado por vosotros, que apareció el año pasado en el BOE, en una resolución del Instituto de la Mujer que habla de una familia ‘formada por una mujer que tenga a su cuidado menores de 21 años [como en tiempos de Franco] o mayores con discapacidad que no obtengan ingresos de cualquier naturaleza superiores al 75 por 100 del Salario Mínimo Interprofesional’. Si bien, la socialista Elena Valenciano, señaló entonces en los pasillos del Congreso, que el término ‘monomarental’ no excluía a los padres solteros no divorciados. Dejemos que los que se inventan un término lo definan bien. El problema es que para todo eso que se incluye en la definición, ya existe un término que sí está recogido por el Diccionario de la Real Academia Española, y que es el de ‘monoparental’: dicho de una familia que está formada solo por el padre o la madre y los hijos. Y es que el término ‘monoparental’ se refiere a pariente, y no específicamente al padre masculino, así que lo de ‘monomarental’ no tiene mucho sentido, y si lo tuviera, pues deberíamos ser más coherentes con todo, y proponer, si hay valor, que la patrona del pueblo, la Virgen de Mendía, se convierta en la matrona, y las fiestas patronales de septiembre en fiestas matronales; y ya puestos, que los patrocinadores del Itxako (el superequipo femenino de balonmano de Estella) se conviertan en matrocinadores, y que las Patricias se cambien el nombre a Matricias, que suena más femenino y menos machista, dónde vamos a ir a parar”.

La gente se rió y nuestro preguntador terminó diciendo: “Como se puede ver, todos podemos ser ocurrentes en el mundo de Yupi. Lo malo es que la realidad cotidiana nos exige ser más serios”.

Por supuesto, el desprecio ante estos comentarios tan acertados fue total, la moción pasó a votarse y se aprobó por 8 votos a favor y 1 en contra. Así que, nos guste o no, la subnormalidad está presente en todas las facetas de nuestra vida, estamos totalmente rodeados y me temo que no tenemos escapatoria. Al que no sea políticamente correcto lo van a machacar, sin plantearse siquiera que quizás pudiera tener razón…

Lo dicho, el progresismo de este país es patético, pero al menos, en los Plenos de mi pueblo, nos divertimos un rato grande a su costa.

TZI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a PATÉTICO PROGRESISMO

  1. Reblogged this on Crónicas de Murchante City and commented:
    La realidad siempre supera a la ficción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s