EL FRAUDE DE LA GRIPE A

Se ha escrito ya mucho sobre este tema que ocurrió hace algo más de tres años y hay mucha información disponible en la red, como siempre, mucha de ella manipulada y sesgada.

El objetivo de este artículo es fundamentalmente el de servir de recuerdo de lo que ocurrió, lo más objetivamente posible, para que no se olviden las cifras del fraude y así se pueda evitar que nos vuelvan a engañar de nuevo, pues seguramente lo intentarán de nuevo.

Recordemos pues cómo ocurrió todo. El 24 de abril de 2009 el Centro de Control de Enfermedades de Atlanta, el organismo encargado de la vigilancia epidemiológica en EE.UU., alertó de la aparición de un nuevo virus de la gripe de origen porcino que afectaba a México y que había infectado a un grupo de estudiantes estadounidenses.

Tan sólo cinco días después, la OMS declaró el grado 5 de la enfermedad, lo que significaba que el el virus se propagaba fácilmente. Sólo quedaba un nivel, el 6, que corresponde a un a pandemia, y que se declaró el 11 de junio de 2009, ante la certeza de que el virus se propagaba sin freno en América y Europa.

El Director Adjunto de la OMS, Keiji Fukuda, aseguró entonces que un tercio de la Humanidad podría contraer la nueva gripe en el 2010. La gripe A se convertía así en la primera pandemia en 40 años. Así comenzaron ya a meternos miedo.

Ahora bien, la OMS nunca ha explicado que, en realidad, los criterios para definir una pandemia se habían cambiado muy poco tiempo antes, y el término pandemia pasaba a depender casi exclusivamente de la extensión geográfica de la misma, y ya no tenía nada que ver con la gravedad de la misma, como sí ocurría antes. La antigua definición de pandemia se refería a todo nuevo virus que se extendiera rápidamente, para el que no hubiera inmunidad y pudiera provocar una alta morbilidad y mortalidad. Pues bien, las dos últimas condiciones se retiraron, y así la gripe A se catalogó como pandemia simplemente porque se extendió rápidamente por todo el planeta.

Tampoco conviene olvidar que lo que se declaró como pandemia fue la gripe porcina, es decir, que el responsable era un virus que se transmitía de los cerdos a los humanos. Solo que luego se demostró que no era verdad; que ese virus no se transmitía del cerdo al hombre. Así que decidieron que el virus era otro, el mismo N1H1, pero de otra cepa, al que denominaron virus de la gripe A, en lugar de virus de la gripe porcina. Y, a pesar de que la explicación carecía por completo de sentido, la gente se la creyó… ¡porque lo decían los que saben de esto! Y la campaña para meter a la sociedad el miedo en el cuerpo prosiguió. Y la respuesta fue la esperada: los países desarrollados pusieron de inmediato miles de millones de euros a disposición de la industria farmacéutica para que ésta buscara una vacuna salvadora. Y ésta, ávida de dinero fácil, lo prometió: ¡estará para el otoño! Y prometieron que en unas semanas habría ya ¡millones de vacunas fabricadas!

Siempre es bueno tener en cuenta el pasado para no equivocarse de nuevo en el presente. Así que no estará de más recordar el anterior fiasco de la OMS. A finales de septiembre del año 2005, la OMS difundió, a bombo y platillo, la existencia de una nueva epidemia causada por la gripe aviar, y la ONU advirtió que los fallecimientos podrían llegar a los 150 millones de personas en todo el mundo.

El miedo se apoderó entonces de todo el mundo occidental, poco acostumbrado a convivir de cerca con la muerte. En portada, aparecía casi a diario la muerte de animales, pero no por millares. Los titulares hablaban de un loro muerto aquí, otro pájaro allí, y nos hacían temblar con cada cisne muerto, como si nunca nadie hubiese visto una ave muerta. Mirábamos al cielo y nos parecía que las aves eran bombarderos dispuestos a descargar su carga mortal en cualquier momento. Entonces se alertó de una posible pandemia. Y también entonces, como en 2009 con la gripe A, se miró a la industria farmacéutica. Se llegó a hablar de millones de muertos en todo el mundo y se destinaron miles de millones de dólares para la adquisición de millones de vacunas.

En 2009 volvimos a vivir la angustia de la pandemia. Sobre la base de sus propias extrapolaciones, la OMS afirmaba que hasta dos mil millones de personas podrían infectarse en los siguientes dos años, es decir, casi un tercio de la población mundial.

Una de las características de todas estas gripes es que hay algunas personas dedicadas a hacer predicciones año tras año, y cada vez más catastróficas. En cambio, ninguna de ellas se ha cumplido hasta ahora, y a pesar de ello estas personas todavía siguen en sus puestos haciendo predicciones.

La propia OMS sostenía en sus comunicados que la pandemia era moderada y que en la mayoría de los casos se presentaban síntomas leves superables en pocos días. En su desarrollo era bastante parecida a la gripe común, con la que en la mayoría de los casos puede confundirse. Y todo esto sin tener en cuenta que existen más de 200 virus que pueden provocar síntomas parecidos a los de la gripe. Pues bien, a pesar de la clara posibilidad de confundir la gripe estacional o común y la gripe A, la propia OMS descartó enseguida la necesidad de seguir publicando datos confirmados por laboratorio. Así, tanto en España como en muchos otros países, se empezaron a realizar extrapolaciones estadísticas; en España, por ejemplo, la Red de Médicos Centinelas del Sistema de Vigilancia de Gripe, reportan los casos diagnosticados como “síndromes gripales”, sin obligación de hacer un análisis para confirmarlo, y teniendo en cuenta que los “médicos centinelas” cubren solamnente al 2% de la población. Hubo muchas personas que fueron diagnosticadas de gripe A a pesar de que no les habían hecho ninguna prueba de laboratorio. Así que la OMS no estaba recogiendo casos reales sobre la propagación de la gripe A, y el miedo continuaba creciendo.

En agosto de 2010 se dio por finalizado el estado de pandemia, casi 16 meses después de su detección en México; según la OMS, costó la vida al menos a 18.449 personas en 214 países, cuando la gripe estacional mata a más de 500.000 personas al año en todo el mundo.

En España se compraron 13 millones de dosis de la vacuna a 7,2 € cada una, y se pusieron 2 millones, es decir, sobraron 11 millones. El doctor Rodríguez Sendín, presidente de la Organización Médica Colegial, declaró que “la gripe estacional mata mucho más que ésta, y no se supera el 40% de vacunación. No se entiende, pues, por qué se plantean otras hipótesis cuando la gripe A es más contagiosa pero bastante más benigna”. Sí se entiende, en cambio, si lo que se busca es únicamente maximizar el beneficio económico.

Para concluir, hagámonos una pregunta muy simple: si la gripe A era una pandemia tan temible como repetían sin sentido los medios de comunicación, y a la OMS le preocupaba tanto, ¿por qué no la declaró un problema de salud pública mundial y autorizó la fabricación de medicamentos genéricos para combatirla? La respuesta, para mí, está claramente en la gigantesca cantidad de dinero que antivirales y vacunas reportó a los grandes laboratorios farmacéuticos, después de meter miedo de manera masiva a la sociedad. Hay que reconocer que la pandemia decretada por la OMS, en permanente contacto con la industria farmacéutica, llegó en el momento más oportuno para las grandes multinacionales, esto es, en plena crisis económica mundial y de nuevas ideas. ¿Conocían ya el alcance de la crisis económica que acababa de comenzar, con el consiguiente recorte brutal de sus beneficios, y quisieron crearse un buen colchón para salvarla sin problemas?

No olvidemos nunca lo que pasó, pues volverán a intentar engañarnos.

TZI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s